Noviembre 1, 2015

Universitario de Popayán busca graduarse con el ascenso

Desde el 2011 se fundó el Universitario de Popayán pero su antecesor, Centauros, jugaba desde 2002 en Segunda División, año en el que consiguió el ascenso a la A.

Se codeó con los equipos históricos del balompié colombiano durante apenas un año, ya que en el primer semestre logró clasificar a los cuadrangulares y en el segundo llegaron los malos resultados que lo devolvieron a la B.

El técnico César Fernando Torres lleva las riendas del equipo ‘patojo' desde el 2012 y sueña con ascender a la máxima categoría. Acá sus declaraciones:


¿Cómo fue la evolución del equipo en el Torneo?

El equipo arrancó con cierta irregularidad el año, pero más o menos a partir de la séptima fecha del primer semestre arrancó un buen rendimiento y regularidad, al punto que se metió en el grupo de los ocho clasificados, regularidad que ha dado los frutos en fases finales para ratificarlo entre los clasificados.


¿Cuáles fueron las claves para lograr la clasificación?

Es un equipo que juega con mucha actitud, somos respetuosos de todos los rivales y partimos de que la gran mayoría de rivales son de la A, que están bien conformados con cuerpos técnico competentes. Con base a ese respeto y actitud, hemos podido plantear buenos partidos.


¿Qué debe temer el rival de su equipo?

Es un grupo muy dinámico, que juega a una alta intensidad con jugadores técnicos y con velocidad en ataque.


¿Debilidades que ha detectado?

Hay veces que por la juventud pecamos por la falta de experiencia en cuanto al manejo de partidos y de situaciones adversas con el arbitraje. Además que en momentos de estrés, el jugador joven puede perder el control.


¿El equipo que no le gustaría enfrentar en los cuadrangulares?

Pereira es el rival más complicado de todos los clasificados. Tiene jugadores de mucha experiencia que llevan un gran tiempo jugando juntos y que revuelven muy bien tanto en ataque como en defensa.


¿Claves que lo llevarán a conseguir el ascenso?

Fortaleza en condición de local, hacer de Popayán un fortín y ser muy estratégicos a la hora de plantear los partidos en condición de visitante para robar puntos que nos den el paso a la primera categoría.