Noviembre 27, 2016

De la mano del rígido Hernán Torres, América volvió a la A del fútbol colombiano

La pesadilla que comenzó a vivir América de Cali el 17 de diciembre de 2011, cuando perdió por penaltis- había empatado 1-1 ambos partidos de la promoción- 4-3 ante Patriotas, en el estadio Pascual Guerrero, por fin terminó este domingo 20 de noviembre, después de cinco años.

Al frente de este importante logro estuvo el profesor Hernán Torres, de 55 años, quien comenzó una maratónica carrera a la A desde el pasado 29 de abril, cuando fue oficializado como nuevo timonel del elenco vallecaucano.

Pero su historia en el fútbol se remonta a 1979, cuando llegó al Deportes Tolima para defender el arco ‘pijao'. El sueño del joven que comenzó siendo puntero izquierdo se dibujaba ahora desde los tres palos.

Solo dos años después, fue inscrito en la plantilla profesional, convirtiéndose en el suplente del arquero argentino Óscar Héctor Quintabani. En total, duró ocho años defendiendo la camiseta ‘vinotinto'.

Posteriormente jugó en Millonarios, Once Caldas, Deportes Quindío e Independiente Medellín, en la categoría A. Y finalmente su carrera como guardameta tuvo su cierre en la Primera Bcon Lanceros Boyacá y Cooperamos Tolima, en 1998.

Dos años después, comenzó su carrera en los banquillos técnicos, cuando debutó como asistente técnico de Néstor Otero en el Tolima. Con ‘el Matemático' también fue en el mismo rol al Deportivo Cali, en 2001.

En el cuadro ‘azucarero' estuvo cumpliendo dicha función en la temporada 2002-2003, bajo las órdenes de Óscar Héctor Quintabani.

Luego, en 2004, tuvo un paso fugaz por el banquillo del Atlético Huila, equipo que era comandado por Félix Valverde. En ese mismo año comenzó una de las sociedades más importantes para Torres, ya que llegó al Deportivo Pasto para ser asistente de Miguel Augusto ‘Nano' Prince, técnico que también lo llevaría en 2005 y 2006, para integrar los cuerpos técnicos de Tolima y Millonarios, respectivamente.

Pero su primera oportunidad como técnico llegó en 2007, cuando arribó al Deportes Tolima, allí permaneció por cuatro años. Posteriormente se fue para Rionegro Águilas, en donde estuvo tan solo un año.

En 2012 arribó a Millonarios, precedido de un rendimiento importante en sus equipos anteriores y logró devolver la confianza depositada con buenos resultados.

Llegó hasta las semifinales en la Copa Suramericana y además logró salir campeón con el elenco azul, rompiendo la sequía de 24 años de los bogotanos sin celebrar una estrella.

Su siguiente equipo para dirigir fue Medellín y posteriormente tuvo su oportunidad para orientar al Alajuelense, de Costa Rica, equipo en el que logró un subcampeonato en la liga ‘tica'.


Torres se pintó de ‘escarlata'

En el mes de abril se enfundó la camiseta de América con el firme propósito de regresarlo a la máxima categoría del futbol colombiano, suceso que a la postre se dio.

En ese camino, Torres contó con el apoyo del presidente del club, Tulio Gómez, quien fue la persona que más quiso tenerlo en el banco como técnico.

Sus decisiones, como la de excluir a Jhoaho Hinestroza, un jugador talentoso pero con problemas de disciplina y la llegada de futbolistas de su confianza como Efraín Cortés, Jarol Martínez y Camilo Ayala, enriquecieron al grupo que se tomó confianza de cara al gran objetivo, con el paso de los entrenamientos.

En la fase todos contra todos, su equipo terminó en la segunda posición, situación que le permitió tener punto invisible en el grupo B, el cual terminó ganando para lograr el anhelado cupo a la A.

En el andamiaje rojo pensado por Torres, sobresalieron jugadores claves como Ernesto ‘El Tecla' Farías y Cristian Martínez Borja, artilleros que con sus goles, hicieron posible que el técnico tolimense ingresará a la historia del América de Cali.