Abril 18, 2013

Unión Magdalena goleó a un Popayán que otra vez jugó con aficionados

El equipo de samario llegaba a este compromiso urgido de una victoria que lo acercara al grupo de los ocho clasificados, ya que en la fecha anterior cuando cayó derrotado 1-0 en su visita a Jaguares quedó por fuera, y gracias a la victoria frente a Popayán recuperó esa posición dentro de los mejores del Torneo Postobón.

Unión Magdalena aprovechó que su rival desplazó a Riohacha una nómina sub-20, ya que el grupo mayor se ha negado a jugar porque las directivas del club "patojo" le adeuda varios salarios. Pues bien, en la cancha del Federico Serrano Soto dos oncenos con realidades distintas, un Unión Magdalena necesitado de triunfos para mantener su posición de clasificado y un Popayán que ya piensa en lo que será el segundo semestre ofrecieron un espectáculo dispar.

Desde el arranque del compromiso se vio a un equipo samario con ganas de liquidar el encuentro, teniendo la mayor parte del compromiso la posesión del esférico y creando múltiples opciones de gol.

El partido fue una diversión para los muchachos dirigidos por Víctor González Scott, ya que era un monologo donde el Popayán presumió ser el espectador número uno del buen trato de pelota que tiene el "Ciclón bananero". La cuestión era de tiempo para que se abriera el marcador, y fue así como después de infinidades de opciones claras para el equipo local, los de la bahía pudieron entonar el grito sagrado: al minuto 6 hay una jugada en conjunto por parte del Unión, se genera un centro al corazón de área y aparece el cabezazo certero de Jeisón Quiñones para poner el 1-0 parcial.

El profesor Víctor González no se conformaba y por eso las indicaciones desde el banco eran una sola: "vamos por más" decía el adiestrador. Y así fue: al minuto 33se originó la segunda anotación samaria tras una excelente jugada del número 10, Armando Vargas, quien la termina de forma magistral.

En la cancha había un solo equipo y Unión, haciendo valer su apodo, era todo un ciclón. Al minuto 44 aparecería nuevamente Jeisón Quiñones, que esta vez solo tuvo que tocarla sutilmente para mandarla a guardar. Ya era goleada en el Federico Serrano de Riohacha.

Un minuto más tarde al 45, llegaría el lapidario y certero 4-0, y fue gracias a Armando Vargas, que culminó con una hermosa "vaselina" otra jugada en conjunto. Con este 4-0 a favor culminó el primer tiempo y, en gran parte el partido.

Porque la segunda mitad fue el "festival del desperdició". Unión se cansó de malograr opciones claras de gol y por las ansias de sus jugadores no pudo ser más abultado el marcador.

Unión Magdalena en la próxima fecha recibe la visita del líder Rionegro, mientras que Popayán recibe al Valledupar.