Diciembre 3, 2013

Uniautónoma vs. Fortaleza: solo uno llegará a la A

El pasado sábado en Bogotá, Fortaleza mostró una imagen irreconocible e impactante. Un equipo que no se destacó por lo que mejor está capacitado con Hernán Pacheco en la dirección técnica: competir. El onceno se vio superado y sin peligro en el frente de ataque. Uniautónoma, por su parte, esperó bien y supo contragolpear en los momentos idóneos, sobre todo al momento de poner el 0-2 en el electrónico de Techo por parte de Johan Arango, hermano de Paulo César.

José Manuel Rodríguez, entrenador de los ‘universitarios', ha logrado implantar una filosofía clara de fútbol: bajo la posesión de pelota y velocidad por los costados. Eso es lo que viene haciendo durante este año, aún más cuando tiene tres enganches de excelsa calidad para la categoría como lo son Jhon Méndez, Alan Navarro y Estéfano Arango. Los costados, como ya sabemos, son la clave con Michael Barrios, pretendido por el Bucaramanga para el año que viene, y Johan Arango, que viene de menos a más en minutos.

Tal vez la única duda con la que pueda contar el ‘profe' Rodríguez, pero que no ha sido tan notoria por la calidad que hay en la en zona posterior, sea la del ‘9' de ataque con Cristian Fernandes, donde le ha tocado convivir con la referencia de Martín Arzuaga, goleador de goleadores en toda la historia de la Primera B. Impactante, en lo posible, para él.

Lo que mejor tiene Hernán Pacheco, y a ver si lo demuestra esta noche, es la cantidad de variantes tácticas. Los esquemas pueden ser modificados con los mismos once jugadores: Guazá puede cumplir como tercer marcador central y lateral izquierdo, mientras Saraz como extremo o lateral, además de Solís como puntero o mediapunta. Un equipo, que sin dudas, ha demostrado lo mencionado anteriormente: competitividad. Y, sobre todo, polifuncionalidad.

Ante Rionegro, en la final del Torneo Postobón II-2013, Fortaleza suplió en su totalidad los arranques técnicos y ofensivos de Naranjo, el ‘Rayo' Palacios, Rueda, López, Escobar y Cataño. Pero, lo que mejor ha podido hacer Hernán Pacheco es rescatar al inglés George Saunders, que le costó adaptarse a un principio, pero que se ha vuelto poco a poco una referencia en los de Zipaquirá por su compromiso, buen pie y apoyos en ambas facetas. Una clave.

De todos modos, el equipo que no logre quedarse con la finalísima de la Primera B, es decir, Torneo Postobón tendrá la posibilidad de subir ante Cúcuta en la repesca. Un Cúcuta que mostró venir a más y que, además, llega descansado para esta etapa final, a diferencia de Fortaleza que con el partido de hoy serán seis en menos de veinte días.

Temas relacionados: