Febrero 8, 2012

Historias de Copa Libertadores: Junior, semifinalista en 1994

En 1993, 13 años de frustraciones acabaron para los ‘tiburones'. Volvieron a ser campeones del fútbol colombiano gracias al equipo estelar que comandaba el inigualable Carlos Valderrama junto a jugadores de la talla de Iván René Valenciano, en el momento más dulce de su carrera, y Miguel ‘El Niche' Guerrero.

Por supuesto, esa tercera estrella de 1993 fue el abrebocas al apetito internacional. Y tenían motivos para ilusionarse los hinchas barranquilleros: se daban el lujo de contar con una de las formaciones más exitosas de la década de los 90 y pilar de la histórica selección Colombia que clasificó al Mundial de 1994.

Sí, nombres como José María Pazos, Alexis Mendoza, ‘El Pibe' Valderrama, Víctor Danilo Pacheco, Oswaldo Mackenzie, ‘El Bombardero' Valenciano y el chileno Cristian Montecinos brillaban en la formación blanquirroja.

Sin embargo, el camino de ese año en la Copa Libertadores no empezó prometedor. Los dirigidos por Julio Comesaña ocuparon el tercer lugar del grupo 3 que compartieron con el Deportivo Independiente Medellín y los paraguayos Olimpia y Cerro Porteño. Sumaron cinco puntos en seis juegos, producto de dos partidos ganados (se repartían dos unidades por victoria), un empate y tres derrotas.

Pero en octavos de final la suerte cambió para Junior. Mostró sus intenciones al eliminar al Colo Colo, campeón chileno y líder absoluto del grupo 4. Esa serie terminó igualada a tres goles tras sendos empates (1-1 y 2-2) en Barranquilla y Santiago, por lo que tuvo que definirse en penaltis con saldo favorable a los ‘curramberos' (4-3).

Tras la pausa del Mundial USA 94, ya en cuartos de final, el obstáculo fue el Medellín, con el que se habían enfrentado en la fase de grupos (victoria 0-1 para cada uno como visitante). Junior fue ahora el ‘papá' del ‘poderoso'. En el Atanasio Girardot tomó ventaja 2-0 con goles de Oswaldo Mackenzie y Ronald Valderrama y en el Metropolitano alcanzó un 0-0.

Llegó entonces la hora de la verdad. Se enfrentaría en la semifinal al monarca de Argentina, el Vélez Sarsfield de un tal Carlos Bianchi, que ostentaba a un paraguayo de apellido Chilavert en el arco y a otros nombres como Roberto Trotta, José Basualdo, Cristian Bassedas, Hussain y Ómar Asad.

El partido de ida se jugó en un Metropolitano a reventar. Comesaña utilizó su nómina pesada con Pazo; Briasco, Cassiani, Mendoza, Galeano; Grau, Méndez, Pacheco, Valderrama; ‘El Willy' Rodríguez y Valenciano.

Justamente, ‘El Gordito de Oro' se destapó con dos goles, uno tempranero tras gran jugada de Pacheco y otro de zurda después de dejar en el camino a varios argentinos. José ‘Turu' Flores, sin embargo, marcó un gol visitante que dejó la serie abierta para definir en el José Amalfitani (vea aquí goles de ese partido).

Ya en Buenos Aires, con más precauciones en nómina, Junior perdió la ventaja muy rápido, con un cabezazo de Bassedas a los cuatro minutos y otro tanto del verdugo Flores a los 12'. Pero Valenciano, nuevamente, a los 18', marcó el tanto que igualaba la serie 3-3.

Desde los 12 pasos la definición del rival de Sao Paulo en la semifinal fue infartante. Trotta, Chilavert, Zandoná, Pompei convirtieron y Flores lo erró. Junior, que había acertado en los pies de Valenciano, Mendoza, Valderrama y Mackenzie, necesitaba marcar en el último lanzamiento para clasificar. Méndez envió un tiro flojo que atajó Chilavert. Un disparo más para cada equipo (Vea acá los cobros desde el punto penalti).

En esa nueva instancia, Basualdo tuvo fortuna y Ronald Valderrama no. Vélez Sarfield reclamó su primera final continental y a la postre fue campeón de América y del mundo, en la primera corona del ‘Virrey' Carlos Bianchi.

La eliminación de Junior resultó otro duro golpe para el fútbol colombiano en menos de dos meses, luego de la caída en primera ronda del que era favorito en Estados Unidos 1994.