Junio 1, 2012

México se retiraría de la Copa Libertadores

El exsecretario general de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) y próximo presidente de la liga aseguró que existe la posibilidad de que los equipos mexicanos ya no participen en la Copa Libertadores porque la fase final del torneo mexicano coincide con la del continental.

El directivo anticipó que la estructura del torneo mexicano no va a cambiar por darle prioridad a la Libertadores, torneo en el que los clubes mexicanos participan desde 1998.

"Valoramos más nuestro torneo que cualquier torneo internacional. Queremos tener torneos internacionales y eso quiere decir que en el futuro, no hoy (tenemos que entrevistarnos con la Conmebol). Nadie se ha sentado con la Conmebol a platicar y tendríamos que buscar una alternativa", señaló De María.

"(No participar en la Libertadores) puede ser una posibilidad, pero por otro lado queremos estar en torneos internacionales. Hemos probado que en la Liga de Campeones de la Concacaf hemos tenido los mejor éxitos deportivos, pero también queremos seguir buscando la forma de internacionalizar, a nivel de clubes, nuestro fútbol", declaró De María.

El dirigente explicó que la participación de equipos mexicanos en la Libertadores genera problemas, ya que afecta la liguilla, fase final que juegan los ocho mejores en México.

"Desde el punto de vista del calendario es imposible que convivan el torneo local y la Copa Libertadores, porque el formato de nuestro torneo tiene una fase final, que se juega entre semana y durante tres semanas, y coincide directamente con la fase final de la Libertadores -que también se juegan a media semana-", señaló.

De María ahora trabajará como presidente de la nueva liga, que se presentará el próximo lunes en Cancún, en la reunión anual de dueños, que se celebrará dentro del Régimen de Transferencias del fútbol mexicano.

Explicó que el conflicto no es un problema de calendario, ni de ineptitud para hacerlo, sino de ajustar la participación de los clubes en ambos torneos. "A nadie nos gusta estos conflictos de poner a jugar a un equipo en dos lugares al mismo tiempo, cuando avanzan en ambos torneos, es un riesgo medido, alto, que se tomó hace muchos años", explicó.

Declaró que no hay forma de resolverlo, porque se tendrían que alargar las liguillas y eso le generaría semanas adicionales al torneo local "simplemente para poder acomodar la Libertadores".

"Una de las decisiones que se deben de tomar, a mediano plazo, es saber si el formato de la Libertadores es el que nos permite la internacionalización de los de clubes mexicanos", finalizó.