Marzo 10, 2015

Wanderers se impuso por 1-0 a Palestino, rival directo para acceder a octavos

El solitario gol de Matías Santos en el minuto 22 resultó definitivo, y ni Wanderers logró aprovechar sus muchas ocasiones de la primera parte para aumentar la ventaja ni Palestino pudo igualar la contienda en la segunda mitad, cuando se mostró netamente superior.

La victoria fortalece a los 'bohemios' en la segunda plaza de la tabla, donde empata a puntos con el argentino Boca Juniors, que juega este miércoles ante el Zamora venezolano y que en fechas precedentes se impuso tanto a uruguayos como a chilenos.

En la primera mitad apenas hubo lugar para que Palestino luciera su habitual valentía y después de unos primeros compases en los que ambos sacaron pecho, Wanderers se adueñó del balón por completo.

Con tres claros hombres de ataque (Gastón Rodríguez, Nicolás Albarracín y Leandro Reymundez) y los apoyos desde atrás de Joaquín Verges y Santiago Martínez, Wanderers jugó permanentemente en cancha rival, con mucha movilidad y rápidas combinaciones.

Desde el primer minuto el portero de Palestino, Diego Melo, tuvo que intervenir para evitar las tentativas del Wanderers.

La presencia de Palestino quedó reducida a apenas unos destellos de calidad Diego Chaves y Leonardo Valencia en torno al área local.

En el minuto 22 Wanderers plasmó su dominio con el 1-0 de Santos, de fuerte disparo, después de apoyarse en Nicolás Albarracín. Poco botín para las muchas ocasiones de gol de que dispuso Wanderers.

En la segunda mitad Palestino cambió por completo el relato, puso tres defensas y se fue arriba con cuatro delanteros, dando entrada a un hombre que fue fundamental en el mejor hacer de los chilenos en esta mitad, Marcos Riquelme.

Wanderers perdió la posesión de la pelota, se limitó a lanzar balones largos y a su arquero, Leonardo Burián, casi inédito en la primera parte, se le empezó a acumular el trabajo.

Especialmente ocupado le tuvo Valencia, a quien tuvo que atajar hasta tres balones.

El técnico local, Alfredo Arias, se vio obligado a poner una línea de cinco en defensa y a quitar a uno de sus hombres más peligrosos, Reymundez, para meter en cancha a Diego Riolfo y tratar de controlar la situación.

A partir de ahí comenzó a morir el partido para Palestino, que demostró en la segunda parte el coraje que le caracteriza pero no llegó a tiempo para neutralizar el mejor hacer de Wanderers en el inicio del partido.


Ficha del partido:

Temas relacionados: