Febrero 10, 2016

Sao Paulo avanzó a fase de grupos al vencer 1-0 a César Vallejo

En un encuentro gris marcado por el juego trabado y la falta de eficacia del 'tricolor' paulista -que incluyó hasta un penal errado por Michel Bastos- el cuadro de Edgardo Bauza no logró adelantarse hasta el minuto 87. Fue entonces cuando Rogério se revolvió en el área y batió a Libman para lograr el único tanto del partido.

Todavía en construcción, el nuevo Sao Paulo del 'Patón' Bauza saltó al gramado intimidado por tener que jugarse tanto tan pronto.

Para recordar la importancia de la Libertadores en el club brasileño que más veces la ha disputado, ésta es la 18º edición para 'tricolor', la hinchada abarrotó el estadio mientras el Carnaval languidecía en la metrópolis.

Aunque los paulistanos salieron al campo clasificados, ya que de mantener el empate sin goles la plaza era suya, en los primeros 20 minutos no le salían las cuentas.

Consciente de que tenía mucho más que perder que ganar si se lanzaba al área rival, el César Vallejo apostó por lo seguro: imaginación la justa y firmeza en su campo.

Pese a que mientras el Sao Paulo andaba buscándose, los 'poetas' se animaron a buscar algún verso, al final tejieron una maraña de faltas que trabó el inicio del partido y les valieron dos amarillas en media hora.

Sólo fue en el minuto 20 cuando los brasileños sacaron la cabeza y gracias a una buena internada de Jonathan Calleri por la izquierda, que acabó volando fuera del arco, Centurión se hizo hueco en la frontal para darle la primera ocasión clara a su equipo, que desde entonces no soltaría las riendas del juego... y del desacierto.

Quién más padeció la falta de efectividad fue el propio volante argentino, que repitió suerte hasta tres veces más y acabó el encuentro sustituido y sin noticias del arco.

A esas alturas del partido, con el Sao Paulo afilando sus nuevas armas y opositando constantemente al gol, el César Vallejo ya había hecho las maletas para mudarse a su área dejando la lírica para otro día.

El gol en un suspiro

Aunque siempre hay versos sueltos y el zaguero Hansell Riojas tiró de vocación en los primeros minutos de la reanudación para hacerle dos sombreros a Mena. El cielo y el suelo, sin embargo, están demasiado cerca en el fútbol y segundos después el propio Riojas forcejeó con Ganso, provocando un penal que parecía que iba a matar definitivamente la eliminatoria.

Pero no. Las grandes emociones no estaban invitadas esta noche en el Pacaembu y Michel Bastos mandó al palo derecho su lanzamiento, dándole 40 minutos más de vida al sueño del humilde César Vallejo, que seguía a un gol de meterse en la fase de grupos de la Libertadores por primera vez en sus 20 años de historia.

Bauza, que ya levantó dos Copas, recorría la banda con el gesto serio. No estaba en los planes que un tricampeón continental como el Sao Paulo no tuviera fuerza para deshacerse de un cuadro modesto a las primeras de cambio.

Thiago Mendes con un trallazo desde fuera del área y Calleri y Hudson con dos palos seguidos casi consiguen cerrar el trámite, pero hasta que el técnico argentino no cambió a Ganso por Rogério en el 85 no se zanjó el apuro.

Segundos después, Carlinhos sacó un córner desde la izquierda, que fue de la cabeza de Rodrigo Caio a los pies de Rogério, que se revolvió en el área y superó a Libman.

Con su sitio entre los 32 mejores del continente ya asegurado, el Sao Paulo se integrará en el Grupo 1 de la Libertadores, donde lo esperan River Plate de Argentina -vigente campeón-, The Strongest de Bolivia y Trujillanos de Venezuela.

Ficha técnica:

Temas relacionados: