Julio 19, 2016

Atlético Nacional llegó a la final de Libertadores gracias a la "visión"

Es "un proceso serio, juicioso, dándole continuidad
a un plantel, a un equipo ganador en torneos locales", dijo este martes el
presidente de Atlético Nacional, Juan Carlos de la Cuesta, horas antes de que
su club viajara a Quito para enfrentar el miércoles, sobre las 7:45 p.m., a
Independiente del Valle.

Cuando De la Cuesta tomó hace seis años las riendas del
equipo verdolaga de Medellín, fundado en 1947 y el de más títulos en Colombia,
delineó un plan basado en la "planificación, visión estratégica" y
"coordinación" entre las inferiores, que ha permitido que volviera a
destacarse en torneos internacionales y nacionales.

Desde entonces, Atlético Nacional, que se convirtió en
1989 en el primer equipo colombiano en coronarse campeón de la Libertadores, ha
ganado cinco ligas nacionales, dos Copa Colombia y dos Superliga. Además, quedó
subcampeón en la Sudamericana en 2014, tras ser derrotado por River Plate de
Argentina.

Para conseguirlo, además de solidez administrativa fue
clave la contratación de figuras del balompié colombiano, como Macnelly Torres,
Juan Fernando Quintero o Dorlan Pabón, y la consolidación de juveniles como
Stefan Medina, Sebastián Pérez, Davinson Sánchez y Marlos Moreno.

También la venta millonaria de jugadores al exterior hizo
que el club consolidara una chequera a la que pocos equipos del campeonato
nacional pueden igualar. "Es imposible competir con ellos", expresó
este martes Fuad Char, dueño del Junior de Barranquilla, otro de los equipos
con más recursos del país.

"Es un trabajo planificado, organizado, donde se
llevan procesos", aseguró De la Cuesta, por cuya administración han pasado
cinco entrenadores: el argentino Ramón Cabrero y los colombianos Santiago
Escobar, José Fernando Santa, Juan Carlos Osorio y el actual, el mundialista
Reinaldo Rueda.

Bajo el mando de Rueda y Osorio, actualmente técnico de
la selección de México, Nacional alcanzó el 88,8 % de sus títulos en esta
década.

El gran anhelo de los verdiblancos es la segunda
Libertadores, pasaporte al Mundial de Clubes que reunirá en diciembre en Japón
a los seis campeones continentales.

"Es un sueño", resaltó De la Cuesta sobre este
"objetivo muy lindo", que ha posibilitado "hacer cosas
grandes" por la institución y por el país.

Aunque Nacional es favorito a alzarse con el trofeo, el
dirigente no se confía del modesto pero aguerrido Independiente del Valle, que
llegó a la final tras eliminar a los argentinos Boca Juniors y River Plate.

"Es un equipo muy bueno, con una mística muy
interesante. Es un equipo que juega muy bien al balón y (de) muy buen
despliegue físico", advirtió.

De la Cuesta, que espera un partido
"interesante" y con un buen resultado para el juego de vuelta el
miércoles 27 en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, aclaró su
"respeto" por "este rival tan bueno".

La delegación colombiana, compuesta por 27 jugadores,
viajaba la tarde de este martes en un vuelo chárter a Quito. El cuerpo técnico
buscó estar en la capital ecuatoriana solo 24 horas antes del juego para evitar
el efecto de la altura en el Estadio Olímpico Atahualpa, el escenario a 2.850
metros sobre el nivel del mar.

La principal ausencia del equipo dirigido por Rueda es el
mediocampista Alexander Mejía, inhabilitado por acumulación de tarjetas
amarillas y que sería reemplazado por Diego Arias.

 

Temas relacionados: