Julio 20, 2016

Independiente del Valle y Nacional empataron 1-1 en la primera final de la Libertadores

El 'rey de copas' cafetero se puso a ganar con la anotación de Orlando Berrío, a los 36 minutos, mientras que los ‘negriazules' emparejaron el resultado con el tanto de Arturo Mina, a los 87.

El desquite se disputará el 27 de julio en el estadio Atanasio Girardot en Medellín (noroeste).

"Tenemos que aprovechar esto que hemos ganado acá y hacer un juego (de vuelta) con altísima intensidad. El resultado de hoy va a ser importante en la medida en que nosotros nos desenvolvamos bien en Medellín; de lo contrario seguro que va a pesar haber recibido ese gol faltando tan poco tiempo para finalizar el juego", declaró tras el partido el técnico del Atlético Nacional, Reinaldo Rueda.

En medio de un cotejo soso, disputado en la cancha del Olímpico Atahualpa, Berrío marcó el 1-0 de los ‘verdolagas' al minuto 36 con una lúcida acción tras recibir un estratégico pase de Macnelly Torres desde media distancia.

Dominando el esférico, el ariete cafetero esquivó a Mina para ingresar hasta la media luna, y por entre cuatro jugadores ‘negriazules' -entre ellos Luis Caicedo y Emiliano Tellechea- encajar con un riflazo dirigido hacia la izquierda del arquero.

Mina empató a los 87 al capitalizar un rebote del guardameta Franco Armani, quien no pudo rechazar un tiro libre cobrado desde media distancia por Junior Sornoza.

El gol 'paisa' inquietó a los 'rayados del Valle', que hasta entonces se dedicaron a los pelotazos largos para tratar de llegar hasta la valla de Armani, pero sin poder romper una recia pared defensiva.

- La vuelta, abierta -

El primer tiempo registró un fútbol lento e impreciso para ambos equipos, y apenas hubo jugadas y ocasiones de gol destacables: sólo un disparo de José Angulo (minuto 4) y un cabezazo inesperado de Mina (22) por parte de los locales, y un remate picado de Miguel Ángel Borja desde fuera del área (5) para los de la 'máquina verde'.

El visitante prefirió luego sostener la apretada victoria encerrándose atrás, complicando al local en sus proyecciones a pesar del esfuerzo de los goleadores José Angulo y Junior Sornoza (ambos con 6 anotaciones en el torneo).

Los colombianos Borja y Torres asumieron el trabajo ofensivo de Atlético Nacional, que sin desesperarse en la altura de Quito (2.850 metros) estuvo cerca de vencer y de romper el invicto de Independiente como dueño de casa, condición en la que logró imponerse sobre equipos como el mexicano Pumas y los argentinos River Plate y Boca Juniors.

Con el resultado del miércoles, el plantel ‘verdolaga' -monarca de la Libertadores en 1989 y subcampeón en 1995- acumula cinco triunfos, cuatro empates y cuatro derrotas ante elencos ecuatorianos dentro de la Libertadores.

"Durante todo el partido, el equipo hizo todo muy bien. Corrimos, metimos, luchamos hasta el final pero desafortunadamente se encuentran con ese gol. Así son las finales", dijo Berrío al concluir el compromiso, escenificado ante unas 35.000 personas.

Añadió que "para ser campeón tienes que luchar contra todas las adversidades y tenemos que ir a Medellín a ser campeones".

Librado Azcona, guardameta de Independiente, manifestó a su vez que "lo más importante es que pudimos empatar un partido complicadísimo, la serie está abierta".

Sostuvo que "ante un gran equipo que maneja muy bien, nunca nos entregamos y conseguimos el empate".