Agosto 24, 2016

Cerro Porteño arrolló 6-0 a Real Potosí y está cerca de enfrentar a Santa Fe

En una noche mágica, Cerro Porteño de Paraguay goleó 6-0 al boliviano Real Potosí, en el partido de ida por la segunda fase de la Copa Sudamericana, disputado en el estadio Defensores del Chaco de Asunción.

El resultado puso al ganador en situación inmejorable para clasificar a octavos.

Los goles para el ‘Ciclón del Barrio Obrero' fueron anotados por el volante Rodrigo Rojas en dos oportunidades (13 y 72'), el defensa uruguayo Alvaro Pereira (31') y el delantero Guillermo Beltrán en tres ocasiones (37', 44' y 52').

El cuadro azulgrana, dirigido por Gustavo Florentín, comenzó su festival de goles a los 13 minutos con un bombazo de media distancia de su volante Rodrigo Rojas tras un pase de Josué Colmán.

Desde entonces, el conjunto azulgrana no se despegó del área adversaria, la mayoría de las veces por vía aérea. Ese fue el origen del segundo tanto, a los 31 minutos, del uruguayo Álvaro Pereira.

El tercero vino siete minutos más tarde a través del delantero Guillermo Beltrán, quien coronó una noche de fantasía con sus tres tantos.

Beltran paró el balón con el pecho y remató por sobre el arquero rival para poner el balón en la red.

La defensa boliviana quedó devastada por tantos reveses, a tal punto que el mismo Beltrán volvió a anotar a los 44 minutos tras un pase del volante Marcos Riveros.

En su noche soñada, Beltrán completó su hat-trick al anotar a los 52 minutos tras ser habilitado de cabeza por el defensa Junior Alonso, tras un lanzamiento de tiro libre de Marcos Riveros.

Ante tanta contundencia, el técnico del equipo visitante David de la Torre forzó el cambio de un volante por un defensor. Salió Herman Soliz para dar ingreso al defensa paraguayo Claudio Centurión. Sin embargo, el equipo visitante no se recuperó.

El "León de las Alturas" se tornó en felino doméstico ante el sexto tanto, convertido a los 72 minutos por el volante motor de Cerro, Rodrigo Rojas.

Había llegado otra pelota aérea enviada por Riveros y Rojas, de atropellada, aplicó un planchazo a la pelota para vencer una vez más al arquero Henry Lapczik, quien tuvo a su defensa completamente paralizada durante todo el partido.

Si Cerro Porteño confirma su superioridad en la altura de Potosí, tendrá que enfrentar por octavos de final a Independiente de Santa Fe de Bogotá.