Octubre 26, 2016

Miguel Borja: efectivo, espectacular, decisivo y entregado a Dios

Desde el borde del área, también al interior de ella y definiendo con una acróbatica media volea y también de penalti. Borja, el estelar delantero de Nacional, todo balón que toca termina en gol.

Así lo ha hecho durante toda la temporada 2016 y este miércoles volvió a ser determinante en el triunfo 3-1 sobre Coritiba, de, Brasil, con el que Nacional clasificó a la semifinal de la Copa Suramericana.

Gracias a esa actuación superlativa, en la noche de este miércoles le llovieron aplausos desde las gradas del Atanasio Girardot.

Sin embargo y pese a su gran momento, el goleador solo le atribuye todo a Dios. Y eso lo resaltó una y otra vez, como en un repetitivo casete, tras la gran gesta. "Hablé con un amigo que es mi hermano espiritual y le dije que tenía fe en marcar tres goles esta noche. La gloria siempre será para Dios porque él es el que nos permite creer y sostenernos en él. Nos vamos contentos a casa", declaró el goleador colombiano al final del juego contra Coritiba.

Borja se llevó el balón para la casa, como es costumbre cuando un jugador anota triplete y este mismo ya tiene dueños. "Se lo dedicó a mi familia, mi esposa que siempre me acompaña acá en el estadio y está conmigo en las buenas y en las malas y nunca puedo dejar por fuera a mi gente de Tierra Alta, mi pueblo que lo llevo en el corazón", finalizó el arriete que cuenta con 17 anotaciones en 22 partidos jugados con Nacional.