Junio 7, 2013

Cerca de cinco mil colombianos no pudieron ingresar al estadio Monumental

Víctima de la reventa de entradas, la tribuna Centenario del Monumental se mostró completa con 7000 hinchas colombianos que alentaron a su equipo en el empate sin goles contra los argentinos.

Sin embargo, desde una hora previa al inicio del encuentro, la policía federal local golpeó y empujó a los simpatizantes visitantes que recorrieron miles de kilómetros y no pudieron asistir al partido.

"Mi madre vendió un departamento para regalarnos junto a mis primos este viaje y poder ver a nuestra selección. Hemos invertido mucho dinero y nos vamos a casa con una gran desilusión", relató Carolina con lágrimas en sus ojos.

Luego de que arribaran cerca de 40 buses con simpatizantes colombianos, la policía comenzó a realizar chequeos más exhaustivos sobre las boletas de ingresos de los visitantes y a falta de una hora cerró las puertas.

Gases lacrimógenos, empujones y golpes fueron algunos de los métodos que emplearon los agentes de seguridad para dispersar a los colombianos que pretendían ingresar al estadio Monumental.

"Me siento ultrajada. Nadie nos da una explicación y la policía sólo nos respondió que acata órdenes", relató Claudia Patricia, con su cara pintada con los colores azul, amarillo y rojo, y envuelta en una bandera colombiana.

En tanto, el responsable del operativo de seguridad se limitó a relatar que había muchos boletos falsificado entre los simpatizantes colombianos que pretendían ingresar al estadio.