Junio 26, 2011

Disturbios por el descenso de River Plate: al menos 65 heridos

River Plate empató 1-1 con Belgrano de Córdoba y sentenció su suerte: se fue para la B por primera vez en su historia. Esto generó una ola de violencia entre los hinchas del club más laureado del fútbol argentino. 

Fuentes policiales indicaron que, después de romper todo lo que encontraron a su paso en el club, en las calles aledañas al escenario deportivo los revoltosos destrozaron las marquesinas de varios comercios y dañaron automóviles.

Una hora y media después de terminado el encuentro, grupos antagónicos de la hinchada chocaron a unos 1.000 metros del club y que varios de sus miembros continuaban dañando automóviles.

En el estadio riverplatense "los más excitados rompieron oficinas, material deportivo, el bar y los cristales de varios portales", cuando la policía impidió que invadieran la concentración para atacar a los futbolistas, dijeron empleados de la entidad.

El club estuvo cerrado para los socios y solamente fue habilitado el estadio para el partido River Plate-Belgrano, por disposición de las fuerzas de seguridad. 

Por razones de seguridad, unos 2.500 hinchas del Belgrano permanecieron por tres horas en las graderías del estadio 'Monumental'. La policía dispuso que los aficionados cordobeses se quedaran en el estadio hasta que estuviera controlada la grave situación provocada por hinchas revoltosos del River.

La policía indicó que los aficionados que viajaron a la capital argentina para asistir al partido "están en perfectas condiciones", ya que no tuvieron encontronazos con los locales.

El último reporte habla de 50 detenidos y al menos 65 heridos, 25 de ellos agentes de policía. Dos de los uniformados tienen traumas craneoencefálicos.  

Además, el fiscal penal, contravencional y de faltas de la Ciudad de Buenos Aires Gustavo Galante ordenó a la Policía Federal clausurar el Monumental para realizar la investigación y buscar las pruebas pertinentes a esta investigación. 

Temas relacionados: