Junio 27, 2011

La pesadilla de River Plate apenas comienza

River Plate en su andar por el Nacional B se someterá a extensos viajes, pequeños e incomodos estadios, que tienen la gramilla en mala condición, y además no contará con el apoyo de sus hinchas en los juegos de visitante, por la prohibición de la AFA.

La segunda división de Argentina es un torneo complicado y parejo en el que no se gana de nombre, donde se encontrará con viejos conocidos como Chacarita, Atlanta, Rosario Central, Ferro, además de los descendidos Quilmes y Huracán.

El nuevo campeonato se juega con un sistema de 38 fechas ida y vuelta, en el que los dos primeros tienen cupo directo a primera. El tercero y cuarto juegan la promoción, como fue el caso de Belgrano ante River.

Este certamen no es fácil y Rosario Central, que descendió en 2010, lo vivió en carne propia al ocupar el puesto 12, muy lejos del ascenso y la promoción.

Esta categoria tiene también descenso por promedio, por lo que el equipo de Núñez deberá tener precaución porque inicia de cero y un mal año los podría condenar a la tercera división.

El equipo de la banda cruzada jugará ante rivales a los que nunca enfrentó en sus 110 años de historia, Boca Unidos de Corrientes, Patronato de Paraná, Deportivo Merlo, Defensa y Justicia en Florencio Varela y Almirante Brown.
De esta forma, empieza un duro viaje de River Plate por tierras desconocidas y con un único destino, su regreso a primera categoria en 2012.