Enero 17, 2012

Equipos argentinos priorizan en la compra de goleadores

El ejemplo más sonado tuvo como protagonista al uruguayo Santiago Silva, de 31 años y por cuya ficha el Boca Juniors ganó el pulso al Vélez Sarsfield, el último equipo del montevideano en Argentina.

El 'Tanque' se marchó del Vélez a finales de agosto pasado, con el Torneo Apertura 2011 ya comenzado y luego de que el Fiorentina hiciera uso de la cláusula de rescisión del contrato del delantero, que jugó casi nada en Italia y solo marcó un gol.

Pese a su disgusto, los dirigentes del Vélez fueron a la carga por el punta hace unas semanas pero no llegaron a un acuerdo con sus pares del club 'viola', que finalmente traspasaron al uruguayo al Boca.

Como Silva ya jugó en dos equipos en esta temporada, el máximo establecido por la FIFA, la entidad rectora del fútbol mundial solo le permitirá al último campeón argentino utilizar al delantero en la Copa Libertadores en el primer semestre de 2012, resolución que no ha logrado apaciguar la furia del Vélez.

El conjunto del barrio porteño de Liniers, que al igual que el Boca jugará el torneo continental, no perdió tiempo tras descartar la contratación de Santiago Silva y se reforzó con Mauro Obolo, de 30 años, goleador del Arsenal en las últimas temporadas y también pretendido por el equipo más popular del país.

Otro culebrón del verano involucró al delantero del Godoy Cruz Rubén Ramírez, el máximo artillero del Apertura 2011 (con doce tantos).

'Tito' Ramírez, de 29 años, fue codiciado por el Boca y por el Independiente, aunque al parecer se quedará en el Godoy Cruz para jugar la Copa Libertadores.

Tras molestarse con Ramírez, que admitió públicamente su preferencia por el Boca, el Independiente sumó a Ernesto Farías, quien marcó ocho goles en 18 partidos con la camiseta del Cruzeiro brasileño en el semestre pasado.

A los 31 años, 'Tecla' Farías regresará después de un lustro a Argentina, donde ya dejó su sello en el Estudiantes de La Plata y en el River Plate.

Renovado con la llegada del entrenador Alfio Basile, el Racing Club hizo lo imposible hasta conseguir retener al punta colombiano Teófilo Gutiérrez, autor de 17 goles en 31 encuentros con el equipo 'blanquiceleste', mientras que el San Lorenzo apostó al uruguayo Carlos Bueno, de 31 años, para jugarse su permanencia en la Primera División.

El Lanús y el Arsenal, los otros dos equipos argentinos que jugarán la Libertadores, también tendrán caras nuevas en materia ofensiva: el primero recuperó al paraguayo Santiago Salcedo, cedido al Argentinos Juniors en la última temporada, y el segundo fichó a Jorge Córdoba para sustituir a Obolo.

El Belgrano de Córdoba intentará disimular el traspaso de Franco Vázquez al Palermo italiano con la posible llegada del colombiano Marco Pérez, que pasó sin pena ni gloria por el Independiente, y el Atlético de Rafaela repatrió desde Chile al goleador César Carignano, pieza clave en el ascenso obtenido hace seis meses por el cuadro de la provincia de Santa Fe.

También los técnicos del Argentinos Juniors, el Tigre y el Newell's Old Boys ocupan buena parte de estos días en pensar a qué delantero incorporar para curar la anemia goleadora que sufrieron en el último torneo.

Y aunque está en la Segunda División, el River Plate no ha querido ser menos al fichar al punta francés David Trezeguet, quien a los 34 años promete goles para que el 2012 sea el año de la reivindicación de este gigante dormido del fútbol argentino.