Enero 19, 2012

Sigue la violencia en el fútbol argentino

Los 'barras bravas' dijeron "que me iban a matar a mí y a mi familia", señaló a radios locales el directivo de este club de la Primera B Metropolitana, la tercera categoría del fútbol local.

Agustín Rodríguez, de 27 años, fue asesinado este miércoles a golpes en la cabeza, en medio de una pelea entre dos sectores de la 'barra brava' del club dentro de sus instalaciones del barrio porteño de Mataderos.

El crimen del joven desató luego una trifulca en el hospital público Santojani donde fue internado con heridas de apuñalamiento el paraguayo Aldo Barralda, a quien otros hinchas violentos habían ido "a buscar" para vengar la muerte de su compañero, dijeron fuentes del sanatorio.

Fusca, que asumió la presidencia de Nueva Chicago hace un mes, había propiciado este miércoles un encuentro con la 'barra brava' para "evitar futuros inconvenientes en las tribunas", pero lejos de lograr su cometido, los hinchas terminaron enfrentándose.

La pelea entre hinchas comenzó aparentemente en el sector de piscinas de la sede del club y continuó luego en las inmediaciones de la institución, con golpes de puño y palos.

"Unos eran del grupo 'Las Antenas' y otros de 'Los Perales'. A uno de los jóvenes lo persiguieron una cuadra y le pegaron con un palo en la cabeza hasta que lo mataron. Aparentemente se disputaban el protagonismo dentro del club", señalaron fuentes policiales a la prensa.

Poco después del enfrentamiento, Barralda, líder de la facción de 'Las Antenas', ingresó al hospital Santojanni con una herida de arma blanca, pero poco después entraron al centro asistencial miembros de 'Los Perales' para "vengar" la muerte de Rodríguez.

Barralda "se salvó de milagro, porque el centro de salud se convirtió en un campo de batalla" entre los hinchas de distintas facciones, relató este jueves el presidente de la Asociación de Médicos del Hospital, Marcelo Struminger, a radios locales.

Para evitar nuevos incidentes, efectivos de la Policía Federal custodiaban los ingresos al centro de salud.

La muerte de Rodríguez es la primera registrada en lo que va de 2012 asociada a la violencia del fútbol en Argentina, en la que hubo más de 220 fallecidos en hechos de este tipo en los estadios.

Este no es el primer hecho de violencia que envuelve al Nueva Chicago ya que en el 2007 también protagonizó episodios similares, cuando un hincha del Tigre fue asesinado luego de un partido que selló el descenso del club porteño a la segunda categoría.

A raíz de ese violento episodio, la Asociación del Fútbol Argentino le descontó al Nueva Chicago 18 puntos, lo que derivó en su descenso a la B Metropolitana.

Temas relacionados: