Abril 22, 2013

A Independiente le toca entrenarse ahora bajo la vigilancia de la Policía

La situación se tornó bastante delicada debido a que varios hinchas pertenecientes a barras bravas del equipo han amenazado al cuerpo técnico y jugadores de muerte si llegaran a descender a la segunda división del fútbol argentino, por tanto las autoridades han tomado la determinación de escoltar los entrenamientos.

El adiestrador Miguel Brindisi trasladó la práctica al estadio Libertadores de América, en donde 50 policías se apostaron en el acceso a los vestuarios para evitar la presencia de 'barras bravas', como ya ocurrió en otras oportunidades, informó la agencia oficial Télam.

Independiente y Boca Juniors son los únicos equipos que nunca han descendido a la segunda división del fútbol argentino.

El equipo rojo de Avellaneda afronta esta situación por su bajo promedio de puntos en las últimas tres temporadas, y ocupa un puesto del descenso junto con Unión de Santa Fe y San Martín de San Juan.

Para evitar la cada vez más cercana posibilidad de caer, los de Brindisi deberán sumar más del doble de puntos de los que posee (9) en las nueve jornadas que le quedan a la Liga.

Brindisi ha buscado motivar a sus jugadores y en pos de ese objetivo mantuvo este lunes una prolongada charla privada con el capitán y referente del equipo, Daniel 'Rolfi' Montenegro, quien regresó a la institución en esta temporada.

El defensor Claudio Morel Rodríguez, quién no jugó el domingo contra el Rafaela por una distensión en el aductor izquierdo, y el volante colombiano Fabián Vargas, recuperado de un esguince en el tobillo de derecho, podrán reaparecer en el partido que el Rojo jugará en casa este sábado contra Argentinos Juniors.

El doctor del equipo, Luis Charadía, informó de que el zaguero Cristian Tula, quien ayer sufrió un golpe en el nervio ciático y fue reemplazado por Leonel Galeano, tampoco tendrá inconvenientes para jugar el próximo encuentro por el torneo argentino.