Octubre 17, 2014

Suspendido partido en Argentina por riña entre jugadores

"Dimos un papelón impresionante, fuimos una vergüenza nacional", destacó el viernes a The Associated Press Guillermo Vallejos, dirigente del Deportivo Roca, cuyos jugadores se trenzaron en una gresca de grandes proporciones con sus pares de Cipolletti en el partido por la tercera división del fútbol argentino.

"Podía haber pasado una tragedia", agregó Vallejos, quien recordó que ese incidente involucra a dos clubes que dividen las aguas en la provincia de Río Negro. Algo así como un Boca Juniors-River Plate.

El partido del miércoles por la noche fue suspendido al promediar el complemento cuando Cipolletti vencía 1-0 a Roca. Todo se inició cuando dos jugadores fueron expulsados y uno de ellos, fuera de sí, alcanzó al otro para increparlo y la pelea terminó generalizándose.

En medio de esa batalla, el defensor de Cipolletti Nicolás Alegría fue derribado y golpeado en el piso. En un video se ve como Alegría es transportado en una especie de "camilla humana" por dos compañeros hasta el pie de una ambulancia, donde fue llevado a un hospital.

Alegría sufrió traumatismo de cráneo, además de escoriaciones en su cuerpo, y el viernes se recuperaba en su domicilio, dijo Vallejos.

La policía intervino cuando la gresca se estaba diluyendo y no hubo detenidos en el estadio Luis Maiolino, ante unos 5.000 espectadores que en general mantuvieron la calma, salvo algunos que arrojaron proyectiles al campo de juego.

"Acá se alienta y no se abandona", es la leyenda que figura en un cartel del estadio y que pudo verse en el video en el momento mismo en que jugadores entraban a los vestuarios, a las apuradas, en medio de esos proyectiles.

Como derivación de la batalla y luego de la suspensión del partido, el árbitro Facundo Espinoza elevó un informe en el que pide sanciones para 10 jugadores, cinco de cada equipo.

Fue uno de los mayores escándalos dentro de una cancha de fútbol de la Patagonia.

Temas relacionados: