Julio 11, 2012

Palmeiras empató 1-1 con Coritiba y es campeón de la Copa de Brasil

El 'Verdao', vencedor una semana atrás en la ciudad paulista de Baruerí, controló el desenfrenado ataque del equipo anfitrión, que alentado por los 35.000 espectadores que colmaron el estadio Couto Pereira abrió el marcador a los 61 minutos.

Un certero tiro libre del lateral derecho Ayrton dejó sin posibilidad de defensa al joven portero Bruno y puso a soñar a los seguidores del también equipo verde de la ciudad de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná.

La alegría de la afición del Coritiba duró poco y cuatro minutos después un tiro libre ejecutado por el experimentado Marcos Assunção fue desviado sutilmente con golpe de cabeza de Betinho y el Palmeiras igualó el marcador.

A pesar del empate con sabor a victoria, el equipo dirigido por 'Felipao' no se replegó atrás y, por el contrario, tuvo oportunidad de anotar en los minutos finales del disputado partido con otro tiro libre de Marcos Assunção que se estrelló en el vertical.

El Coritiba terminó con diez jugadores tras la expulsión en el último minuto de Pereira por doble amonestación tras una falta a Betinho.

Los paulistas conquistaron de manera invicta el título y llegaron al último partido de la final con las bajas del centrocampista chileno Jorge Valdivia, por expulsión, y del artillero argentino Hernán Barcos, operado la semana pasada de una apendicitis.
El título de la Copa de Brasil fue el primero de Scolari después de su retorno a Brasil, tras un largo periplo por el fútbol europeo.

Precisamente, los últimos títulos de relevancia del Palmeiras habían sido la Copa de Brasil de 1998 y la Copa Libertadores de 1999, ambos bajo el comando de Scolari.

A pesar del título y de la clasificación a la Copa Libertadores, el Palmeiras está en la zona de descenso del Campeonato Brasileño, al lado de su vecino e histórico rival, el Corinthians, que este miércoles perdió en casa en un juego pendiente que tenía por la liga.

Frente a 25.000 espectadores que casi colmaron el estadio Pacaembú, el monarca brasileño y campeón de la Copa Libertadores reapareció después de la conquista del título continental con una derrota, esta vez por 1-3 ante el Botafogo, en el que todavía no debuta el experimentado centrocampista holandés Clarence Seedorf.