Marzo 26, 2013

Cierran el estadio olímpico de Río de Janeiro por problemas estructurales

El alcalde de Río, Eduardo Paes, en declaraciones a medios locales, anunció el cierre del 'Engenhão', inaugurado en 2007, después de recibir un informe que señala fallos estructurales en la cobertura.

El 'Engenhão' es el principal estadio de la ciudad, mientras el Maracaná está en obras por el Mundial de 2014, por lo que se ha convertido en la casa de tres de los principales equipos de la ciudad, el Flamengo, el Botafogo y el Fluminense, que está jugando la Copa Libertadores.

Paes tiene previsto reunirse con los directivos de estos clubes de fútbol para explicar los pormenores del cierre del estadio, con capacidad para 45.000 espectadores.

La construcción del estadio, con motivo de la celebración de los Juegos Panamericanos de 2007, costó 380 millones de reales (unos 190 millones de dólares).

El recinto recibirá las pruebas de atletismo en los Juegos Olímpicos de 2016, para lo que se prevé la instalación de gradas provisionales para aumentar su capacidad a 60.000 espectadores.