Junio 9, 2013

Hinchas del Corinthians que estaban presos en Bolivia fueron recibidos con fiesta

Los hinchas que fueron liberados el pasado jueves y regresaron este domingo a Brasil, formaban parte de un grupo de fanáticos encarcelados el pasado 20 de febrero, cuando el Corinthians visitó al San José boliviano en un partido de la segunda fase de la Copa Libertadores.

Durante el partido el boliviano Kevin Beltrán, de 14 años, murió por el impacto de una bengala lanzada desde la tribuna que ocupaban los seguidores del equipo brasileño, de los cuales doce fueron detenidos como presuntos responsables.

Los siete liberados llegaron este domingo a Sao Paulo desde Santa Cruz de La Sierra y fueron recibidos con fiesta por cerca de 200 personas, entre familiares, amigos y miembros de una barra organizada del Corinthians.

Los siete aficionados, además, son esperados este mismo domingo en un asado de conmemoración organizado por hinchas del club más popular de Sao Paulo y último campeón de la Libertadores.

Los aficionados liberados dijeron que la justicia boliviana reconoció que ellos no estaban en el lugar desde el que fue lanzada la bengala y aceptó como prueba el testimonio de un hincha de 17 años que confesó en Sao Paulo haber sido el responsable por el lanzamiento del artefacto y haber salido de Bolivia antes de su detención.

"Nos alegra regresar pero tenemos cinco hermanos que siguen presos en Bolivia", afirmó Danilo Silva de Oliveira, uno de los liberados, al recordar los otros aficionados que permanecen en una cárcel boliviana.

"No estamos felices del todo. Están faltando cinco de nuestros hermanos", agregó Fabio Domingos.

El ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, quien viajó a La Paz y a Oruro varias veces para interceder por los seguidores del Corinthians, dijo el viernes que el Gobierno brasileño garantizará la debida asistencia a los cinco que permanecen detenidos.