Agosto 30, 2013

Cruzeiro defenderá su liderato ante Vasco da Gama

Pese a que jugará en casa en un estadio en el que siempre ha sido fuerte, el mundialista Mineirao, de Belo Horizonte, el equipo comandado por Marcelo Oliveira tendrá que superar el golpe anímico que supuso su prematura eliminación de la Copa de Brasil, cuyo título ambicionaba para garantizar la clasificación a la Libertadores del próximo año.

Tras haber asumido el primer lugar del Campeonato Brasileño con la victoria por 0-2 que cosechó a domicilio frente al Ponte Preta el pasado sábado, el Cruzeiro cayó por 0-1, con un gol en el último minuto de Elías, en la visita que le hizo el pasado miércoles al Flamengo en el Maracaná.

"Todos sentimos mucho la eliminación porque sabíamos de la buena condición que teníamos para avanzar en la competición. Todos quedamos muy tristes", admitió el portero Fabio.

Para el partido con el Vasco, además, el Cruzeiro sufrirá la baja de sus dos volantes titulares: Souza, que está bajo cuidados médicos, y Nilton, que acumuló tres cartulinas amarillas y tendrá que cumplir una fecha de suspensión.

Oliveira tampoco sabe si podrá contar con el delantero Borges, quien se queja de dolores en la pierna derecha y depende de la evaluación médica para saber si podrá jugar o no.

El Cruzeiro no pierde frente al Vasco da Gama en el Mineirao desde el año 2000. El equipo azul, además, sólo ha caído cuatro veces en los 31 partidos en que ha recibido al Vasco en el estadio de Belo Horizonte.

El líder necesita una victoria o un empate para mantenerse en la punta sin depender de los demás resultados de la jornada. Ello debido a que tiene dos puntos de ventaja sobre el Botafogo, su inmediato escolta, y tres sobre el Gremio, el tercero en la clasificación.

Pero el Cruzeiro, además, tiene una diferencia de goles muy superior a la de sus dos rivales, por lo que, en caso de que empate, el Botafogo necesitaría anotarle más de once goles al Sao Paulo el domingo para arrebatarle el liderato.

Gremio igualmente puede alcanzar al Cruzeiro en número de puntos en caso de que consiga una victoria el sábado frente al Ponte Preta, pero también necesitaría de una goleada histórica para asumir el primer lugar de la clasificación.

Botafogo, que lideraba la clasificación hasta caer por 2-0 en su visita del pasado domingo al Atlético Paranaense, espera un revés del Cruzeiro para poder volver a la posición de honor.

El equipo liderado por el holandés Clarence Seedorf recibirá el domingo en el Maracaná a un Sao Paulo desesperado que está en la antepenúltima posición en la clasificación, es decir entre los amenazados con el descenso a la segunda división, pero que viene alentado por el triunfo por 2-1 que consiguió la semana pasada frente al Fluminense y con la que puso fin a una larga racha sin victorias.

Partidos de la décima séptima jornada:

Sábado: Gremio-Ponte Preta; Goias-Atlético Mineiro; Náutico-Atlético Paranaense; Portuguesa-Bahía y Fluminense-Santos.

Domingo: Botafogo-Sao Paulo; Vitoria-Criciúma; Cruzeiro-Vasco da Gama; Coritiba-Internacional y Corinthians-Flamengo.

Temas relacionados: