Noviembre 13, 2013

Directivo, en problemas por precios “abusivos” de la final de Copa de Brasil

El Instituto de Defensa del Consumidor (Procon) informó en un comunicado de que solicitó a los representantes del club la documentación que justificara el alto precio de los ingresos para el partido de vuelta por la final del torneo, en que el Flamengo recibirá al Atlético Parananese en el Maracaná el 27 de octubre próximo. 

Accioly, según informaron varios medios, se negó a entregar esa documentación con el argumento de que el club ya había remitido a la institución todos los datos que estimaba necesarios.

Tras personarse en la sede del club carioca, los funcionarios del Procon afirmaron sentirse intimidados por la seguridad privada del club y reclamaron la presencia de agentes policiales que llevaron a Helman a una comisaría para tomar su declaración.

El precio de las entradas para el partido de ida de la final de la Copa de Brasil varía entre 250 y 800 reales (entre 107 y 345 dólares), lo que supone un aumento del 150 % con respecto al precio de las entradas para las semifinales del torneo, en que el Flamengo se impuso al Goiás.

La secretaria de Estado de Protección y Defensa del Consumidor, Cidinha Campos, afirmó que un aumento en el precio de las entradas "es comprensible", si bien, en su opinión, esa subida "sería de sentido común si fuese alrededor del 10 por ciento".

"Es lamentable querer ganar tanto con los aficionados justamente ahora", concluyó Campos.

Los fiscales del Procon acudieron a la sede del club de Río de Janeiro para exigir la documentación debido a que los dirigentes del equipo no comparecieron a la sede del organismo de defensa del consumidor tras ser notificados oficialmente.

Conforme recoge la ley brasileña, el Flamengo, por no enviar un representante a la sede del Procon para explicar la situación, incurre en un crimen de desobediencia recogido por el Código Penal del país iberoamericano.