Noviembre 20, 2013

Paranaense y Flamengo empataron 1-1 en la primera final de la Copa de Brasil

Marcelo, a los 17 minutos, puso en ventaja a los dueños de casa con un remate desde fuera del área, mientras que Amaral, a los treinta de juego y en disparo similar, puso cifras concretas al marcador. 

Con el empate a domicilio, en el que marcó un gol en condición de visitante, el Flamengo entrará el próximo miércoles en su fortín del estadio Maracaná con el título en el bolsillo y por eso buscará aprovechar la ventaja en el saldo global.

El duelo entre Rojinegros de la próxima semana en Río de Janeiro también será el aliciente para el Flamengo olvidar una irregular temporada, mientras que para el Paranaense servirá para rubricar la exitosa campaña, pues fue un equipo que invirtió poco y lucha igualmente por el segundo puesto en la liga.

La Copa de Brasil la disputan cada año los campeones y subcampeones de los torneos regionales de comienzo de temporada en los 27 estados brasileños, más los diez equipos de la liga mejor clasificados que no participan en la Copa Libertadores, para un total de 64.

En las primeras fases del torneo, los partidos de ida se disputan en las sedes de equipos de menor tradición en las llaves sorteadas, para garantizar una buena taquilla en lugares a veces muy alejados y en los que no se ven juegos de las principales categorías.

No obstante, el equipo visitante, generalmente de mayor tradición, puede decretar su paso a la próxima fase si vence por una diferencia mayor de dos goles y evita así jugar en casa ante un rival poco atractivo para su afición.