Marzo 22, 2012

Alianza Lima y Universitario se podrían ir al descenso por deudas

Cuando sólo se han disputado cuatro jornadas del campeonato Descentralizado, tras una huelga de futbolistas, la continuidad en el torneo de los dos clubes con más seguidores de Perú está amenazada, al depender de la viabilidad con que puedan afrontar sus próximos pagos para seguir compitiendo.

Universitario siempre permaneció en la primera categoría, pero ahora agoniza por una deuda tributaria de 146 millones de soles (unos 55 millones de dólares), reconocida por el propio club.

En cambio Alianza pasó un año en la segunda división (1939) y ahora está amenazado con regresar debido a que su deuda asciende a unos 30 millones de soles (unos 11 millones de dólares), según el organismo tributario.

Las deudas que los equipos tienen con sus jugadores desde el año pasado también impiden la inscripción de los refuerzos contratados para este año y les acarrearon la pérdida de puntos que han hundido a estos equipos en las últimas plazas de la clasificación.

Universitario es ahora antepenúltimo, sin puntos, tras descontársele los tres empates que había acumulado, mientras que Alianza es colista, con un punto negativo, después de que le restaran dos al único punto que tenía.

En medio de la crisis, la ‘U' vio partir, sin recibir nada de dinero, al goleador Raúl Ruidíaz al Universidad de Chile y esta semana el colombiano Johnnier Montaño, el futbolista más desequilibrante de Alianza, fue declarado jugador libre y recaló en el Universidad San Martín de Porres.

La crisis es tal que recientemente el veterano centrocampista Juan Jayo, capitán del Alianza, comentó que los futbolistas del conjunto del barrio de La Victoria se encuentran "abandonados desde hace tiempo, a la deriva, y sin saber qué pasará".

"No hay nadie dentro del club. Al campo no le echan ni agua y así es imposible trabajar, pero aquí los únicos que siguen dando la cara son los jugadores", denunció.

La acuciante situación ha obligado a Alianza a programar sus encuentros como local a primeras horas de la tarde porque ya no tiene servicio eléctrico para iluminar su estadio por la noche, ni tampoco a una persona que organice su desplazamiento a Uruguay para enfrentar a Nacional en la Copa Libertadores la próxima semana.

En el caso de la U, su afición ha reaccionado y mantiene a la plantilla con sus pagos al día gracias a la ONG "Solo importas tú", fundada para recaudar fondos y abonar parte de las deudas del club.

Los hinchas reunieron un millón de soles (unos 375.000 dólares) en el partido de presentación del equipo, lo que permitió pagar los salarios del mes de febrero, que ascendían a 200.000 dólares.

"Si no fuera por la ONG y la hinchada los problemas serían aún más graves", declaró el centrocampista Rainer Torres, quien reconoció que "el equipo se verá obligado a disputar la permanencia en la categoría si persiste el descuento de puntos, lo que es triste y fastidioso, pero los jugadores están comprometidos".

Los dos equipos centran su mayor esperanza en una reciente decisión del Gobierno, que determinó que los equipos deudores podían ser administrados por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y Protección de Propiedad Intelectual (Indecopi).

Esa medida, que además de Alianza y la U comprenderá a cuatro equipos, les permitiría comenzar a pagar sus deudas y evitaría un descenso administrativo inmediato por el descuento de otros puntos.

En medio de esta crisis, muchos opinan que esto supone una oportunidad para equipos en auge, como San Martín y Juan Áurich, los dos últimos campeones del Descentralizado, que ahora buscan pescar jugadores en el río revuelto del declive de la U y Alianza.