Junio 22, 2012

La U de Chile se juega la temporada ante Colo Colo tras la eliminación en Copa

Este jueves, la U no pudo doblegar y sólo empató 0-0 con un sólido Boca Juniors, que con armas limpias y buen fútbol asentó sus reales en Santiago y ahora irá tras su séptima Libertadores frente al Corinthians brasileño, en medio del desconsuelo de los universitarios.

Para acceder a la final del Apertura, la U debe remontar el domingo un 2-0 a manos del Colo Colo, en la ida de las semifinales y, contra lo que se puede suponer, el ánimo de la plantilla era este viernes ajeno al luto.

"Este grupo tiene un corazón enorme y el domingo jugaremos con la misma intensidad", sostuvo Sampaoli para describir el espíritu de la plantilla, aunque en la Bolsa de Santiago las acciones del club lideraban la lista de caídas y se desplomaban un 11,34 por cienro, hasta los 1.361 pesos (2,72 dólares), a las 12.45 horas de Chile.

Sampaoli aguardará hasta última hora para definir la formación, pues debe evaluar el estado físico de los jugadores tras el partido con Boca Juniors y tratar de recuperar a algunos golpeados.

El desafío ante el Colo Colo tiene algunos aspectos favorables para la U, como el reglamento del Apertura, que no considera la diferencia de goles y un 1-0 le dará el pase a la final, por haber terminado más arriba que su rival en la fase regular (todos contra todos) del torneo.

Además jugará en su cancha y con el apoyo de una hinchada que nunca le da la espalda, como lo evidenció el prolongado aplauso que despidió al equipo al término del partido con Boca Juniors.

Pasar a la final supondría un contundente revulsivo para la U, pues le acercaría a su tercer título consecutivo, tras ganar el Apertura y el Clausura 2011, pero para ello primero debe ganar y sobreponerse a la sequía de gol que sufre desde hace ya tres partidos.

A la U también la favorece que el Colo Colo llegará a la revancha con varias ausencias por lesiones o castigos y con el recuerdo del 5-0 que le encajó la U cuando se enfrentaron en la fase regular del Apertura.

Luis Pérez, el entrenador del Colo Colo, tiene entre algodones al argentino Mauro Olivi, que será evaluado el sábado para ver si puede jugar y ya confirmó en la zona de volantes a Rodrigo Millar y el argentino Horacio Cardozo, en remplazo de los suspendidos Álvaro Ormeño y Rafael Caroca.

También se ha visto de titulares en las prácticas a Gonzalo Fierro por la banda derecha y a Roberto Gutiérrez como sustituto del también suspendido Esteban Paredes en la delantera, donde acompañará a Carlos Muñoz, mientras el venezolano Rennt Vega está confirmado en el pórtico.

El otro partido de la jornada se jugará este sábado en Rancaguam, donde el O'Higgins recibirá a la Unión Española, que se impuso por 1-0 en el partido de ida.

Para el argentino Eduardo Berizzo, técnico de O'Higgins, "hay que jugar un partido de principio a fin con inteligencia e intensidad, manejando la pelota".
"No debemos imaginar ningún otro panorama que no sea resolver la problemática del partido. Unión Española es un equipo que juega muy bien, que tiene buenos futbolistas", añadió.

En la vereda de enfrente, el técnico de la Unión Española, José Luis Sierra, consideró que el partido "no será distinto al del otro día".

"Nosotros lo vamos a salir a buscar, no creo que sea distinto al de ida. Intentaremos ser superiores y marcar diferencias, aunque independiente de cómo se dé, el partido será disputado. Ojalá estemos en un buen día, podamos obtener un buen resultado y pasar a la final", precisó.