Abril 28, 2013

Querétaro deja la elite del fútbol mexicano por quinta ocasión en 30 años

Desde su aparición en primera, en 1982, Querétaro ha estado montado en una vorágine de ascensos y descensos, así como de cambios de nombre y de dueño y hasta bajo la sospecha sobre el origen de los recursos que lo llevaron a desaparecer por decreto.

Este descenso se ha consumado al mando del entrenador mexicano Ignacio Ambriz y con una plantilla en la que militan los colombianos Omar Vázquez, Osvaldo Henríquez y Wilberto Cosme y el brasileño Luis de Souza 'Apodi'.

Querétaro, que juega en el mundialista estadio Corregidora 86 ha sido el equipo con el peor rendimiento acumulado de los últimos seis torneos, por debajo del Puebla y Atlante, que serán candidatos al descenso el próximo año.

La historia de la franquicia de la ciudad de Querétaro ha tenido descensos en los años de 1982 con el nombre de Atletas Campesinos; en 1987 como Cobras y en las temporadas de 1994, 2007 y la actual en 2013 ya como Querétaro.

En 2004 la Federación Mexicana de Fútbol decidió sacarlo de competición al quedarse con la franquicia para evitar verse relacionada con dinero 'sucio' o del narcotráfico al haber dudas sobre el origen de los recursos de sus entonces propietarios.

La historia del fútbol de primera división en Querétaro se remonta a 1980, cuando el Atlético Campesino, ascendió a la elite; dos años después fue vendido y cambiado de sede.

En 1986, suben de segunda división al equipo Cobras, que un año después volvió a segunda; en 1991, empresarios compran un equipo y lo instalan en Querétaro, pero perdió la categoría en 1994.

En el 2002, nació un nuevo Querétaro al comprar el lugar en el máximo circuito que tenían los Reboceros de la Piedad, pero fue cuando la Federación lo eliminó.

En 2006 sube de nuevo a primera y un año después cae a segunda; regresa en el Bicentenario 2010 para jugar seis torneos hasta este sábado que perdió la categoría por quinta ocasión.