Julio 18, 2013

Los suramericanos oxigenan esta temporada del torneo Apertura mexicano

Los argentinos recién llegados son Mauro Boselli, al León; Guido Pizarro, al Tigres; Lucas Viatri, al Chiapas; Ariel Nahuelpán, al Pumas UNAM; Darío Benedetto, a Tijuana; Leandro Gracián, a Querétaro y Martín Galmarini, Walter Ervitti, Mauricio Romero y Patricio Rodríguez, al Atlante.

Los paraguayos son Richard Ortiz y Pablo Velázquez, al Toluca, y David Mendieta, al Jaguares, mientras que los colombianos que se incorporan a la Liga MX son Andrés Andrade, al América, y Dorlan Pabón, a Monterrey, además del ecuatoriano Juan José Govea, al Morelia.

El fútbol mexicano tendrá 85 foráneos en su nuevo torneo, un grupo integrado por 25 argentinos, 20 colombianos, ocho paraguayos, ocho ecuatorianos, siete estadounidenses, cinco brasileños, cinco chilenos, dos uruguayos, dos españoles y dos panameños y un boliviano.

Atlante tendrá cinco argentinos: Joaquín Larrivey, Martín Galmarini, Walter Ervitti, Mauricio Romero y Patricio Rodríguez.

Ervitti y Romero ya jugaron en México con Monterrey y el Morelia, respectivamente, y Larrivey ya cuenta con un torneo en sus espaldas.

También sobresale Guido Pizarro, quien se unirá a sus compatriotas Lucas Lobos y Damián Álvarez en el Tigres, éstos dos últimos quienes ya juegan como nacionalizados.

Mientras que Ariel Nahuelpán llegará al Pumas UNAM, donde ya están sus compatriotas Martín Romagnoli y Martín Bravo; Darío Benedetto jugará para el 'Xolos' de Tijuana al lado de Javier Gandolfi y Cristian Pellerano.

Otros argentinos que continúan son Mariano Pavone, del Cruz Azul; César Delgado, del Monterrey; Matías Alustiza, de Puebla, y Emanuel Villa, de Tigres.

La representación colombiana de Aquivaldo Mosquera, del América; Franco Arizala, del León; Aldo Leao Ramírez, de Morelia; Duvier Riascos, de Pachuca; Carlos Darwin Quintero, del Santos, y Teófilo Gutiérrez, de Cruz Azul, crecerá con Andrade, del América, y Pabón, del Monterrey.

Entre los paraguayos sobresalen Richard Ortiz y Pablo Velázquez, del Toluca; David Mendieta, del Chiapas; Robin Ramírez, del Pumas UNAM; Paulo da Silva y Edgar Benítez, del Toluca; Pablo César Aguilar, del Tijuana, y Osvaldo Martínez, del América.

De Ecuador llegó Juan José Govea al Morelia, para unirse así a Joao Rojas, del Cruz Azul; Narciso Mina, del América; Jefferson Montero, de Morelia; Walter Ayoví y Christian Suárez, de Pachuca; Félix Borja, del Puebla, y Fidel Martínez, de Tijuana.

El grupo de chilenos tiene a Rodrigo Millar y Miguel Pinto, del Atlas; Humberto Suazo, del Monterrey; Héctor Mancilla, del Morelia, y Esteban Paredes, del Querétaro.

Los brasileños han disminuido su protagonismo y ahora sólo cuentan con Silva, del Monterrey; Luiz Dailisson de Souza, de Querétaro; Danilinho y Juninho, de Tigres, y Wilson Tiago (Toluca).

Están los mexicano-estadounidenses están Greg Garza, Edgar Castillo, Joe Corona, y Hérculez Gómez, de Tijuana; Michael Orozco, de Puebla, y José Francisco Torres, de Tigres, que no tienen trabas para ser considerados como locales desde su primer torneo.

En la Liga permanecen dos españoles, Luis García Sanz, de Pumas UNAM, y Marc Crosas, del Santos; dos uruguayos, Matías Britos, de León, y Jonathan Lacerda, del Puebla, y dos panameños, Felipe Baloy, del Santos, y Luis Tejada, del Veracruz, y el boliviano José Luis Chávez, del Atlas.

El torneo contará con catorce jugadores nacidos en países de Sudamérica que ya se han nacionalizado como mexicanos, lo que liberará plazas que los equipos pueden llenar con nuevos extranjeros antes de la fecha límite del 5 de septiembre.