Marzo 30, 2013

De los Montaño a Juan Carlos Toja: ¿qué pasó con las promesas juveniles?

Si había un jugador al que la prensa y la afición colombiana le apostaba
como la gran figura de la Selección Colombia, y a un gran futuro como
jugador, desde que participó en la Selección Sub-20 en 1999, fue Jhonnier Montaño.

El volante de las inferiores del América se destacó por su talento y su
claridad para jugar al fútbol, cualidades que lo llevaron rápidamente a
irse del país para jugar en Argentina, donde fue tenido en cuenta para
la Selección Sub-20 del 98 y 99.

Tras sus buenas actuaciones, Jhonnier fue convocado para jugar la Copa
América del 99, donde marcó un gol y se convirtió en el jugador más
joven en marcar en la historia de esa competencia. Luego del buen
rendimiento, Montaño viajó al fútbol italiano, Parma, Hellas Verona y
Piacenza en tan sólo tres años fue el recorrido del vallecaucano.

Dueño de un gran talento, Montaño sufrió el haber madurado a las
carreras; la fama, el dinero y sus allegados no colaboraron para la
formación del jugador integro, y la indisciplina y la intermitencia en
su juego lo llevaron a ir desapareciendo del radar de la Selección
mayor.

Después de su paso por Europa, Montaño recaló en América nuevamente,
después pasó sin mayor trascendencia por Santa Fe y Cortuluá.

Cuando todo parecía que había terminado para Montaño, por su
indisciplina y su mala condición física, el volante se recuperó, jugó
una temporada en Catar y luego recaló en el fútbol peruano, donde tuvo
importantes momentos con el Alianza Lima y el Sport Boys. Hoy hace parte
de la Universidad de San Martín.

Montaño, es uno de los tantos que parecía revolucionar el fútbol colombiano, pero su precipitada carrera lo dejó en promesa.


De terceros del mundo a buscar equipo

De la Selección del Sudamericano 2003 en Uruguay y del Mundial en
Emiratos Árabes, en los que logramos el cuarto y tercer lugar, hubo
varios jugadores que sobresalieron y buscaron su futuro fuera del país.
Es el caso de Jaime ‘Tanque' Ruíz, Jhony Acosta, José Julián De La Cuesta, Pablo Pachón y Víctor Hugo Montaño, hermano de Jhonnier.

Ruíz, potente delantero, tuvo su primera salida al exterior cuando formó
parte del popular equipo quiteño Aucas, donde también jugaría René
Higuita. Al ‘indio' llegó en el 2005 tras formarse en la Escuela Carlos
Sarmiento Lora, debutar en el Deportes Quindío y jugar para Cortuluá.
Seis meses más tarde regresó al país para jugar con Deportivo Pasto, sin
embargo el ‘Tanque' ya había decido seguir su carrera lejos de casa.

Para 2007 se fue a Perú en donde jugó con Cienciano (2007) y Alianza
Atlético (2008) anotando con este último 12 goles, su mayor cifra
hasta ese momento, logro que atrapó las miradas del Westerlo en Bélgica
equipo con el que jugó hasta 2011 e inició su mala racha de lesiones.
Allí anotó 19 goles.

Actualmente hace parte de la plantilla de otro equipo belga, el Mechelen
-con quienes lleva 5 goles-, pero no ha jugado con regularidad, los
problemas físicos lo sacan de las canchas cada vez que regresa.

Del Deportivo Pereira salió Jhony Acosta, titular en el equipo
Sub-20 de 2003 y pieza importante del ataque. Tras el torneo Mundial
pasó al fútbol argentino en donde jugó con Central Córdoba por un año.

Regresó al país al equipo de su debut y luego jugó con Envigado, equipo
del que salió con destino a Bolivia. Allí Blooming fue su equipo, no
logró consolidarse y pasó al UTC Cotopaxi en la Segunda División de
Ecuador. Actualmente integra el plantel de Fortaleza en la B.

Uno de los más prometedores, en esa época de grandes centrales colombianos, fue José Julián De La Cuesta. Surgido en Nacional, De La Cuesta fue el defensa líder de esa ‘tricolor' juvenil.

Sobre su futuro se habló de grandes clubes europeos pero sería el
modesto Cádiz de España quien se haría con sus servicios. Con buen
rendimiento en su primer año, el Real Valladolid se fijó en él y se lo
llevó en préstamo por una temporada para regresar al Cádiz en el que
estuvo durante tres años más.

Su último equipo fue el Albacete, también en España, en el que se erigía
como una de sus principales figuras. Sin embargo, las graves lesiones
en sus rodillas lo alejaron por cerca de un año y medio de las canchas.
Hoy en día José Julián busca equipo.

Al lado del buen Jose Julian, se consolidó como central el defensor bogotano Pablo Pachón,
quién para ese entonces jugaba en Independiente Santa Fe y era la gran
promesa del fútbol bogotano y del equipo rojo de la capital.

Pachón, además de jugar los 7 partidos completos del mundial del 2003,
alternaba la capitania del equipo con su compañero de fórmula De La
Cuesta. Este bogotano jugó en Santa Fe desde el 2001, hasta el 2007,
donde se hizo como jugador desde las categorias juveniles, y logró
consolidarse como jugador en el equipo rojo.

En Santa Fe consiguió el subcampeonato del 2005 y jugó la Copa
Libertadores del 2006, hasta que las lesiones y sus intermitentes
apariciones lo alejaron del equipo titular y recaló en el Patriotas de
Tunja, donde tan sólo estuvo una temporada. Nuevamente las lesiones
hicieron que Pachón se alejará de la actividad profesional y así tuvo
que retirarse y dedicarse a la dirección técnica de algunos equipos
juveniles en la capital.

También en ese equipo, Victor Hugo Montaño se destacó por su
buena presencia fisica y sus condiciones en el ataque en el Mundial de
Emiratos Arabes Unidos. En ese torneo, Montaño que jugaba para
Millonarios, marcó 2 goles en 6 partidos que disputó.

Tras unas buenas actuaciones, a pesar de ser discutido en algunos
momentos por los hinchas de Millonarios, Victor Hugo viajó a jugar al
fútbol francés. Desde el 2004 y hasta la fecha el delantero no ha salido
del país galo para jugar en otro lugar. Istres, Montpellier y el Stade
de Rennes sus equipos en 9 años. El delantero ha logrado tener
destacadas actuaciones en el fútbol frances, pero sus apariciones no le
han alcanzado para consolidarse como una alternativa clara para la
selección de mayores, donde ha tenido algunas apariciones sin mayor
trascendencia.


De grandes Sub-20 a...

En el 2005 Eduardo Lara, continuando el gran proceso formado por
Reinaldo Rueda, logró consolidar un gran equipo con el que consiguió el
campeonato sudamericano en el Eje Cafetero. La mayoría de esos jugadores
triunfan en el exterior y hacen parte de la buena Selección dirigida
por José Pékerman, pero el caso de Juan Carlos Toja es diferente al de Falcao, Aguilar, Guarín, Rodallega y compañía.

El bogotano  fue una de las figuras de ese gran equipo campeón en
Colombia. El volante para ese entonces jugaba en Independiente Santa Fe,
donde hizo su carrera desde categorías juveniles. Su buena condición
técnica lo llevó además a hacer parte del equipo Sub-20 que jugó el
Mundial del 2005 en Holanda, donde actuó entres partidos y marcó cuatro
goles.

Su buena figuración, tanto en la Selección como en el equipo rojo de la
capital, lo llevó a jugar en River Plate de Argentina, donde fue
importante en algunos partidos pero no logró consolidarse dentro del
primer equipo millonario. Volvió a Colombia, para jugar nuevamente en
Santa Fe, pero rápidamente fue fichado por la MLS para jugar en el
Dallas FC.

De ahí, Toja saltó al fútbol Rumano, donde jugó en el Steaua de
Bucarest, donde alcanzó a jugar algunos partidos de competiciones
europeas. En Rumania jugó 2 temporadas, las mismas que jugó en Grecia,
en el Aris Salónica, pero debido a la fuerte crisis económica, debió
salir. Ahora regresó a la MLS para jugar en el New England Revolution.

Toja  tan sólo ha jugado un partido por eliminatorias, en la
clasificación a Sudáfrica 2010. Su intermitencia, y el no lograr
consolidarse por varias temporadas en un solo equipo lo alejaron de las
selecciones, y hace parte del grupo de jugadores del que se creía iban a
hacer parte de la mayores.

En el torneo de 2007, jugado en Paraguay, participaron con la ‘tricolor' el delantero John Jairo Mosquera y los mediocampistas Juan Pablo Pino y Jairo Palomino, tres de los mejores jugadores de esa Selección.

Mosquera salió de Nacional en 2005 para irse a jugar en la reserva del
Werder Bremen en Alemania. Su buen trabajo lo catapultó al primer equipo
y logró un gol en el partido ante Energie Cottbus que ganaron por 0-2.

De allí salió a préstamo en cinco oportunidades. La primera al
SonderjyskE de Dinamarca, la segunda a Wacker Burghausen, la tercera al
Alemannia Aachen, en la cuarta regresó al club danés y la quinta fue a
Union Berlin, equipo que en 2011 adquirió sus derechos. En ese periodo
Mosquera anotó 25 goles.

Al fútbol chino llegó en 2012 para jugar con Changchun Yatai por menos
de 6 meses. Una lesión truncó su paso por Asia en donde solo logró una
anotación. Ya recuperado regresó a Alemania, al Energie Cottbus, club al
que le anotó su único gol con Bremen.

Para Arabia Saudita, al Al-Ahli, emigró Jairo Palomino luego de
debutar con Envigado, jugar con la selección juvenil y pasar a Nacional
-equipo con el que se coronó campeón de la Liga Postobón en 2011-.

Sus cualidades en el mediocampo, la fuerza, la capacidad de
recuperación, la velocidad y la buena entrega del balón fueron parte de
los argumentos para que Palomino sonara como una figura a futuro del
país. Incluso, estando en el equipo de Medellín fue convocado para
algunos juegos amistosos y dos partidos de la Eliminatoria en 2009 ante
Ecuador y Uruguay.

La figura de aquella selección juvenil de 2007 fue Juan Pablo Pino.
Todas las miradas y los análisis apuntaban a él. Su apodo fue el ‘Mago'
y del Medellín saltó rápidamente al fútbol francés, específicamente a
Mónaco.

Allí anotó 7 goles, 6 por Liga y uno por la Copa de Francia. Además
salió a préstamo a Bélgica donde jugó con Charleroi. Su siguiente paso
fue Turquía, el equipo más grande del país, Galatasaray, fue su casa.
Con ellos anotó 3 goles, pero logró el anhelado paso a Selección
Colombia cuando formó parte en cuatro partidos del plantel.

Inconvenientes de disciplina y adaptabilidad forzaron su cesión al
fútbol árabe. En 2011 formó parte del Al-Nasr en donde logró 5
anotaciones.

Ahora Pino juega en Olympiakos de Grecia con el que ya se ha destacado
en algunas oportunidades y con el que ya logró el título de Liga
anticipado. Sin embargo, parece que el ‘Mago' no ha logrado encajar del
todo en Atenas y perdió terreno en el equipo titular.


El futuro

Hoy, luego del Sudamericano en Argentina y previo al Mundial en Turquía
los nombres de Jhon Córdoba, Juan Fernando Quintero, Brayan Perea,
Cristian Bonilla, entre otros, ocupan ese lugar de promesas. De esos
cuatro solo uno sigue en Colombia, Bonilla, ya que al ‘Coco' lo
transfirieron a la Lazio equipo al que tendrá que unirse en junio.

Así como la generación campeona en el Eje Cafetero hoy nos llena de
alegrías con la Selección mayor, esperamos que ese grupo llegue
triunfante a reemplazarlos. No empezamos mal, aunque sin un fútbol
vistoso estos jóvenes ya son campeones del continente.