Enero 12, 2015

Uruguay, como local, está obligado a llevarse al Sudamericano Sub-20

Con siete trofeos en su haber Uruguay es el segundo país, después de Brasil (once), más laureado en América en la categoría sub-20, pero su último triunfo data de 1981, un vacío de 34 años que pesa en una hinchada que esta vez espera ver desde la grada cómo sus jóvenes futbolistas se consagran.

De evitar que la ansiedad por ganar y la euforia de la afición no afecten negativamente al equipo se encargará su entrenador, el uruguayo Fabián Coito, que intentará que esa responsabilidad excesiva por ser anfitriones no distorsione el rendimiento de sus jugadores, según dijo recientemente en una entrevista con Efe.

Coito asumió el mando en marzo 2014 después de una ascendente trayectoria en la que logró llevar a la selección sub-17 a las finales del Sudamericano de Ecuador en 2011 y del Mundial de la categoría, el mismo año en México.

El técnico ha preparado este campeonato con la clara idea de formar un bloque ordenado en defensa que permita a los atacantes desenvolverse con soltura y libertad.

"Nuestro equipo de mitad de la cancha hacia arriba cuenta con hombres de una enorme capacidad y un gran talento. Por eso es importante mantener un orden defensivo que permita a esos jugadores expresar todo su potencial en ataque", dijo.

La magia en la delantera la deben poner hombres como Rodrigo Amaral, máximo goleador en los partidos de preparación y elegido mejor jugador de un cuadrangular jugado en Paraguay el fin de año.

Por Amaral, que juega en el Nacional uruguayo, ya han preguntado equipos europeos como el Villarreal español, en cuyas categorías inferiores se desenvuelve ya otro de los que está llamado a ser una de las figuras del campeonato, Ramiro Guerra.

El resto del plantel participa en la liga uruguaya, a excepción de Diego Fagúndez, que juega en Estados Unidos.

La selección ‘charrúa', encuadrada en el grupo B, debutará el 15 de enero ante Colombia, último campeón Sudamericano de la categoría y uno de los equipos, a priori, más fuertes de esta edición.

Completan el grupo Chile, Venezuela y Brasil, otra de las grandes favoritas, por palmarés e historia.

La más probable alineación titular de Uruguay es la siguiente: Gastón Guruceaga; Guillermo Cotugno, Erick Cabaco, Agustín Ale, Mathías Suárez; Facundo Castro, Facundo Boné, Gasón Faber, Nahitan Nández; Jaime Báez y Rodrigo Amaral.