Enero 31, 2012

Jugadores latinoamericanos movieron el mercado del Calcio

Procedente del Porto de Portugal el colombiano Guarín fichó con el Inter de Milán, en una de las últimas contrataciones en ser oficializadas durante la jornada que cerró el mercado.

Guarín, bajo las órdenes de Claudio Ranieri, tiene por delante ahora el difícil objetivo de contribuir a que los 'nerazzurri' sigan con su remontada en la clasificación italiana para asegurarse un puesto en la Liga de Campeones, después de un inicio de campaña que los hundió hasta lo más bajo de la tabla.

El colombiano, por el que también se había interesado el Juventus de Turín, compartirá vestuario con el brasileño Juan Ghilherme Nunes Jesus, de 20 años, cuyo contrato, hasta junio de 2016, fue oficializado este martes por el club milanés.

También recalaron en Italia el uruguayo Martín Cáceres, quien pasó a reforzar las filas del actual campeón de invierno, el Juventus, y el delantero chileno Eduardo Vargas, que abandonó el Universidad de Chile para incorporarse al Nápoles, que este año está teniendo dificultades para estar a la altura de la pasada campaña.

Cáceres, procedente del Sevilla, vestirá la camiseta 'bianconera' hasta el final de esta campaña, en una operación que reportará al club español 1,5 millones de euros, mientras que si el Juventus ejerciese su opción de compra a final de temporada -obligatoria en caso de que el equipo quede entre los seis primeros- tendría que pagar 8 millones más.

Vargas, por su parte, jugará al lado del argentino Ezequiel Lavezzi y el uruguayo Edinson Cavani en el Nápoles, en una operación por la que el club partenopeo desembolsó unos 11 millones de euros.

Además de Guarín, el Inter, uno de los más activos en este mercado invernal, también reforzó su defensa con el brasileño Juan, procedente del Internacional de Porto Alegre, y el centro del campo con Angelo Palombo.

Este enero, sin embargo, supuso el adiós del media punta carioca Phillipe Coutinho, que jugará cedido en el Espanyol hasta final de temporada, y del ítalo-brasileño Thiago Motta, que ha fichado por el París Saint-Germain.

Entre los movimientos registrados dentro de la Liga italiana se destaca el del argentino Maxi López, que del Catania pasó al Milan, que en este mercado de invierno no consiguió hacerse con los servicios de su pretendido 'Apache', tras un largo tira y afloja con los responsables del Manchester City.

En su afán por mantener abiertas sus aspiraciones de revalidar su título como campeones de Liga, los 'rossoneri' se reforzaron además con el alemán Alexander Merkel, del que el club milanés es copropietario junto al Génova, donde había jugado hasta ahora.

El Roma de Luis Enrique se hizo a los servicios del brasileño Marcos Antonio De Mattos Filho "Marquinho", que llegó cedido a Italia desde el Fluminense hasta que concluya la presente campaña y con una opción de compra definitiva para finales de temporada por 4,5 millones de euros.

El técnico español destacó este martes en rueda de prensa que la versatilidad de ese jugador puede ser muy importante para el equipo, al tiempo que no quiso entrar en polémica por la marcha del delantero chileno David Pizarro, quien, según su representante, jugará cedido hasta final de temporada en el Manchester City.

Luis Enrique también le dijo adiós este enero al italiano Marco Borriello, que pasó al Juventus, que, a su vez, ha vio marchar a Vincenzo Iaquinta, que a partir de ahora jugará en el Cesena.

El Udinese, equipo revelación de la temporada y que actualmente ocupa el tercer puesto de la Liga, por detrás del Juventus y el Milan, podrá contar ahora con el chileno Bryan Carrasco, que llega al club friuliano procedente del Audax de su país.

El ítalo-brasileño Amauri, tras una primera mitad de temporada sin jugar, ya que no entraba en los planes del técnico Antonio Conte, resolvió finalmente sus problemas con el Juventus para irse al Fiorentina, mientras que el portero argentino Juan Pablo Carrizo, hasta ahora del Lazio, se marchó cedido al Catania.