Abril 23, 2012

Policía de Italia busca hinchas que obligaron a suspender Génova vs. Siena

En el minuto 8 del segundo tiempo, cuando los locales perdían 0-4, un grupo de hinchas del Génova pasó del fondo a la tribuna central bajo la que se encuentra la entrada a los vestuarios y se encaramó a las vallas de contención para desde allí comenzar a lanzar bengalas y amenazar a los jugadores de su equipo.

Los aficionados que serán identificados recibirán por parte de la Policía el llamado "Daspo", es decir una orden que les prohíbe asistir a cualquier evento deportivo, pero también podrán ser arrestados.

Los hinchas están acusados de causar daños, ya que rompieron una de las puertas que separan los sectores del estadio Luigi Ferraris; de lanzamiento de objetos al terreno de juego; violencia e interrupción de manifestación deportiva.

Por otra parte, el juez deportivo también decidirá este lunes sobre la sanción al club por los incidentes.

Mientras se buscan a los responsables, el mundo del "calcio" volvió a lamentar como un grupo de violentos puede "secuestrar" y "chantajear" a todo un estadio.

El presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI), Gianni Petrucci, calificó el episodio como "una de las páginas más negras del campeonato italiano" y criticó como se tuvo que asistir a "negociaciones de los jugadores con los violentos, o futbolistas que se quitaban la camiseta por petición de los ultras".

Por su parte, el presente del Génova, Enrico Preziosi, defendió la actuación de sus jugadores.

"Este domingo se usó el sentido común para que no sucediese lo peor ya que estaban tirando petardos. Consideré que era mejor dar a los hinchas las camisetas para que se quedasen tranquilos", dijo Preziosi en declaraciones al programa radiofónica de la RAI1 "Radio anch'io lo sport".

Según los medios de comunicación, la Policía se había mostrado contraria a que los jugadores del Génova se quitasen las camisetas y las dieran a los hinchas.

En un primer momento, los jugadores del Génova se quitaron las camisetas para darlas a los ultras, pero luego se las volvieron a poner para continuar el partido.

Algunos jugadores al terminar el partido, que terminó 1-4, se quitaron la camiseta y la dejaron al borde del campo.

Preziosi afirmó que los hinchas que este domingo obligaron a parar el encuentro "no son aficionados sino delincuentes organizados".

El presidente del club también confirmó la destitución de Alberto Malesani, que será sustituido por Luigi De Canio.

Las imágenes de este domingo hicieron recordar las vividas también en el Luigi Ferraris durante el pasado encuentro Italia-Serbia, de clasificación para la Eurocopa 2012, cuando los hinchas serbios obligaron a suspender el encuentro debido al lanzamiento de petardos y bengalas.

También se recordó como en 2004, los aficionados del Roma obligaron a suspender el derbi contra el Lazio debido a un rumor sobre la muerte de un niño atropellado fuera del estadio por una furgoneta de la Policía.

Temas relacionados: