Abril 23, 2012

La Serie A se pone al día en fecha aplazada por la muerte de Morosini

El equipo del técnico italiano Antonio Conte visita al "farolillo rojo" de la tabla, el Cesena, un partido en principio asequible y que será uno de los dos últimos encuentros en jugarse el miércoles junto al que enfrentará al Milán, segundo clasificado, con el Génova.

Milán y Juventus saldrán a jugar a la misma hora puesto que, con más de diez puntos de ventaja, son los dos únicos equipos que quedan en liza por el título a solo cinco jornadas del final del campeonato.

Los dos llegan en un momento muy diferente: el Milán da muestras de irse deshinchando poco a poco (no en vano hasta hace no muchas jornadas era el líder de la Serie A), mientras que el Juventus mantiene el pie en el acelerador rumbo al "scudetto", en una temporada en la que ha estado ausente de toda competición europea.

Ejemplo de ello es el 4 a 0 que le endosó al Roma, en un encuentro en el que los turineses volvieron a dar un disgusto y de los grandes a la afición del técnico español Luis Enrique Martínez, de nuevo muy cuestionado entre los seguidores del equipo.

El Juventus es cada vez más favorito para ganar el título, pues llega a esta trigésima tercera jornada con tres puntos de ventaja con respecto a un Milán que no pasó del empate a uno ante el Bolonia.

La prensa deportiva del país resalta cómo el título de la Liga italiana está casi decantado a favor de un Juventus "tremendo", mientras el Milán sigue agachando la cabeza.

El conjunto "rossonero" recibe en casa a un Génova que necesita escapar de los puestos de descenso (es cuarto por la cola con un solo punto de ventaja del tercero) casi tanto como dejar atrás la imagen que dieron sus ultras con altercados que obligaron a suspender durante unos 40 minutos el partido con el Siena.

Con poco tiempo de descansar, el Milán tendrá que dar lo mejor de sí, apelando al acierto goleador del sueco Zlatan Ibrahimovic para derrotar al Génova, que ha viajado, con un nuevo entrenador, antes de tiempo a la capital lombarda para que los jugadores puedan concentrarse mejor.

Más allá de los dos encuentros que cerrarán la jornada, el Lazio, el tercer clasificado de la Primera División, buscará el miércoles mejorar ese empate logrado este lunes y marcar aún más distancia con respecto al cuarto, un Udinese que le sigue a tres puntos y que tampoco pasó de la igualada en su último encuentro.

El Lazio tendrá en frente al modesto Novara, penúltimo en la tabla, un rival mucho más asequible que el que tendrá el Udinese, un Inter de Milán muy necesitado de victorias para optar a puestos europeos, pues actualmente ocupa la séptima plaza.

En esa apretada pugna del tercer al séptimo clasificado en la que cinco equipos se reparten una diferencia de seis puntos entran también un Nápoles (quinto) que el miércoles se enfrentará al modesto Lecce y el Roma (sexto), que el mismo día se verá las caras con un Fiorentina en horas bajas.

En los dos partidos adelantados a mañana, el Atalanta se enfrentará al Chievo y el Cagliari al Catania, mientras que completarán la jornada el miércoles el Palermo-Parma y el Siena-Bolonia.