Mayo 9, 2012

El estrés del fútbol italiano hizo que Luis Enrique Martínez dijera adiós

Luis Enrique estaba meditando en estos días si permanecer en el equipo, ya que contaba con el apoyo del club y de los jugadores, pero finalmente decidió marcharse después de no conseguir ni siquiera una plaza para la Liga Europea, agrega el rotativo deportivo romano.

En la pasada jornada, el Roma no pasó del empate en el Olímpico ante el Catania (2-2) y acumuló cinco partidos sin ganar y dijo adiós a las competiciones europeas.

"Corriere dello Sport" desvela que ya después de la derrota en casa 2-1 contra el Fiorentina, a la que había precedido la humillación del 4-0 contra el Juventus, el asturiano había decidido presentar su dimisión.

"Pueden estar tranquilos, queda un día menos para irme de aquí" había declarado en la rueda de prensa tras el encuentro el extécnico del Barcelona B.

Ahora, según el diario, "también los dirigentes 'giallorossi' comprendieron que es imposible cambiar una historia que ya se ha escrito".

Según este medio, pesó sobre su decisión el "estrés del fútbol italiano" más que las protestas de los aficionados que tras una temporada desastrosa piden a gritos su marcha.

A este estrés también colaboró la presión de la prensa italiana, que en los últimos días fue durísima con el técnico, al dedicarle titulares como el que hace unos días publicó el mismo "Corriere della Sera": "Lucho tienes razón es todo culpa tuya".

Su adiós podría llegar tras el partido con el Cesena, pero es más probable que se emita un comunicado oficial tras la reunión que el lunes mantendrán los dirigentes del club y Luis Enrique

Será, añade el periódico deportivo de la capital, una separación amistosa que no costará nada a la sociedad a pesar de que Luis Enrique tenía contrato hasta 2013.

A pesar de los resultados, el entrenador español dejará el banquillo del Roma como "un señor", señala el diario, apoyado por todos sus jugadores, que en la última jornada le invitaron a quedarse, y también por el club que nunca le quitó su apoyo.

Luis Enrique que el pasado martes cumplió 42 años colgó en su página web y en su cuenta twitter un "gracias" a todos quienes lo felicitaron y un "Forza Roma".

Ante la marcha del español, ya se barajan los nombres de los entrenadores que le pueden sustituir y entre ellos los que tienen más posibilidades son el extécnico del Chelsea, el portugués Andre Villas Boas o el exjugador del Roma y ahora entrenador del Catania, Vincenzo Montella.

Temas relacionados: