Diciembre 10, 2012

El Milan no descarta la entrada de capital extranjero, pero desmiente rumores de venta

"Actualmente, no deseamos ceder el club. Pero no estamos cerrados a una participación exterior, una asociación que permita aumentar el volumen de negocios. Por ejemplo, podría concernir a la renovación del estadio o a un proyecto comercial en países emergentes", indicó Bárbara Berlusconi, de 28 años, en una entrevista publicada este lunes en el diario L'Équipe.

Ante la delicada situación financiera del club, la estrategia de sus dueños pasa ahora por equilibrar las cuentas a imagen y semejanza del Bayern de Múnich, explicó Berlusconi.

"No tenemos envidia de nadie. Somos el club con más títulos del mundo. Actualmente, solo tengo admiración por clubes como el Bayern, que ha sabido crear un sistema económico verdaderamente virtuoso", señaló la joven, directiva también de Fininvest, el consorcio familiar que controla su padre,.

El Bayern registró en 2011 una facturación de 373,4 millones de euros y un resultado neto al alza del 11,1 por ciento con 278,2 millones de euros propios, frente a los 266,8 millones de euros facturados por el Milan, que vio caer un 67,3 % el valor de sus acciones (pérdidas respaldadas por Fininvest) con solo 77,1 millones de euros de fondos propios.

Esos malos resultados económicos del club italiano se reflejan también en la asistencia al estadio, que ha caído un 20 % en un año, y en la venta de camisetas de sus estrellas.

"No puedo dar cifras, pero vendemos menos camisetas que la pasada temporada. Sin embargo, no ha habido caída en el extranjero. Es importante", subrayó Berlusconi, quien citó como ejemplo de buena estrategia la del Real Madrid, que "saber vender muy bien sus productos utilizando la imagen de los campeones".

Cuestionada por el modelo del Barcelona, en cuanto a fábrica de estrellas, Barbara Berlusconi añadió también los ejemplos del Ajax o del Manchester United, que forman jugadores para venderlos después por "cifras astronómicas" y aseguró que aún no se plantean intentar convencer al exentrenador del cuadro azulgrana, Josep Guardiola, de que tome las riendas del Milán.

Entre los caminos a seguir para reestructurar el negocio del fútbol, Berlusconi apuntó a un reequilibrio entre los salarios de los jugadores y los ingresos de los clubes: "La competencia entre los clubes está en el origen de esa situación. Actualmente, el fútbol genera un enorme volumen de negocios. Los que trabajan en él se enriquecen, pero no los clubes. Es hora de reequilibrar las cosas".

Temas relacionados: