Noviembre 22, 2012

Mourinho logró sus dos títulos de Liga de Campeones tras ser segundo de grupo

En esta oportunidad, en su tercera campaña al frente del Real Madrid, hará lo propio, puesto que tras la disputa de la quinta jornada el Borussia Dortmund aseguróla primera plaza del grupo D y el equipo blanco, al empatar a uno en Manchester con el City, se tiene que conformar con la segunda.

Este 'contratiempo' no le resulta extraño ni le preocupa más de lo debido a Mourinho, ya que sus grandes éxitos en la primera competición continental los hlogró por esta vía.

De hecho, en sus dos primeras temporadas con el Real Madrid pasó como primera de grupo, lo que concede el factor campo para la vuelta, y acabó cediendo en las semifinales.

En la campaña 2010-11 precedió en su grupo al Milán, en octavos pudo con el Lyon (1-1 y 3-0), en cuartos con el Tottenham (4-0 y 1-0) y en semifinales perdió frente al Barcelona (0-2 en el Bernabéu y 1-1 en el Camp Nou).

En la temporada pasada, 2011-12, el Real Madrid terminó en su grupo por delante del Lyon y en las tres eliminatorias jugó primero fuera: ante CSKA Moscú (1-1 y 4-1), APOEL (3-0 y 5-2) y Bayern Múnich (1-2 y 2-1), ante el que cayó en semifinales en la tanda de penaltis en el Bernabéu.

En su primer momento glorioso, con el Porto, Mourinho fue segundo del grupo F con once puntos, tres menos precisamente que el Real Madrid.

El conjunto portugués tan solo perdió un encuentro en esta fase, en casa por 1-3 ante el equipo madridista, que remontó un tanto inicial de Costinha por medio de Iván Helguera, Santiago Solari y Zinedine Zidane.

En la ida de los octavos de final, el Porto superó al Manchester United por 2-1. El sudafricano Quinton Fortune adelantó al cuadro inglés, pero remontó el conjunto portugués con un doblete de otro sudafricano, Benni McCarthy.

El conjunto de Mourinho estuvo prácticamente eliminado en Old Trafford debido a un gol de Paul Scholes, pero encontró en el último minuto el golpe de suerte con una diana de Costinha.

En cuartos de final, el Lyon se cruzó en el camino del equipo de Mourinho, que encarriló la confrontación en casa en la ida 2-0 gracias a Deco y al actual madridista Ricardo Carvalho y en la vuelta empató a dos con un doblete de Maniche.

En semifinales, una confrontación tremendamente equilibrada y polémica ante el Deportivo, tras el 0-0 en la ciudad portuaria lusa, un penalti transformado por Derley sentenció el pase a la final del Porto, que venció por 3-0 al sorprendente Mónaco en Gelsenkirchen con goles de Carlos Alberto, Deco y Dmitri Alenichev.

Mourinho logró su segunda corona en el Santiago Bernabéu en su último partido al frente del Inter Milán, en la temporada 2009-10, con victoria por 2-0 ante el Bayern Múnich con un doblete del argentino Diego Milito.

El equipo interista cedió en la fase de grupos ante el Barcelona, al que se enfrentaría posteriormente en semifinales, lo que le abocó a pasar de nuevo como segundo de su grupo.

La casualidad también deparó para Mourinho un enfrentamiento en octavos con un ex equipo, el Chelsea, al que superó en casa por 2-1 con goles de Milito y Esteban Cambiasso y en la vuelta por 0-1 gracias al camerunés Samuel Eto'o.

En cuartos de final, también comenzó como local el Inter. Milito puso el 1-0 ante el CSKA Moscú, ante el que repitió marcador en la vuelta con un gol del holandés Wesley Sneijder.

Y en la semifinal ante el Barcelona San Siro albergó igualmente el primer encuentro. El Inter revirtió los pronósticos con un inesperado 3-1 gracias a los tantos de Sneijder, Maicon y Milito, que remontaron un gol de Pedro Rodríguez, y en la vuelta, en el Camp Nou, resistió y pese a perder 1-0 le alcanzó para llegar a la final del Bernabéu.

El Real Madrid sin Mourinho también sabe lo que es ganar la Liga de Campeones pasando como segundo de grupo. Le ocurrió el año de la octava, 1999-2000, al quedar por detrás del Bayern Munich en la segunda fase.

El conjunto que dirigía entonces Vicente del Bosque igualó a cero ante el Manchester United en la ida de cuartos en el Bernabéu, pero en la vuelta, el día que Fernando Redondo se inventó un autopase con un taconazo mágico para servir finalmente a Raúl González, el Real Madrid ganó por 3-2.

En semifinales, de nuevo ante el Bayern, el equipo madridista ganó en la ida por 2-0 y obtuvo su clasificación en Múnich al perder solamente por 1-2. Luego, en la final de París, goleó al Valencia por 3-0.