Marzo 15, 2013

¡Ahora sí comienza la verdadera Champions!

Tres españoles, dos alemanes, un italiano, un turco y un francés lucharán en las primeras dos semanas de abril por un cupo en semifinales y mantener la ilusión de levantar la ‘orejona'. En el Golcaracol.com hacemos un análisis de cada una de las llaves conformadas para los cuartos de final.

PSG-Barcelona, chequera contra cantera

El duelo de los polos opuestos. El equipo construido a base de dólares contra el que suele apostarles a sus juveniles. Será un interesantísimo enfrentamiento entre dos equipos llenos de talento, pero con filosofías totalmente diferentes.

Paris Saint Germain, muchas luces, poco fútbol

Una banda de buenos músicos que cuando tocan juntos todavía desafinan. Así podría definirse al líder de la liga francesa, que a veces pareciera tener más glamour que fútbol. Para clasificar a los cuartos eliminó al Valencia con lo justo, sufriendo de más en casa tras haber ganado en España. Aunque el equipo del jeque hizo el mejor puntaje de la ronda de grupos, sumando 15 puntos de 18 posibles, tiene varios puntos débiles. El mayor de ellos es la gran dependencia que tiene de Zlatan Ibrahimovic, quien en la liga local ha logrado veinte anotaciones más que el segundo goleador del equipo. El problema de los parisinos será que el crack sueco no podrá jugar el partido de ida por acarrear una suspensión de dos fechas, por lo que todo el poder ofensivo recaerá sobre el ‘pocho'Lavezzi, quien en la Champions ha marcado cinco goles.

Claves para clasificar: Que Pastore y Lucas por fin logren compenetrarse en la generación de juego, suplir la ausencia de Zlatan y que Thiago Silva mantenga el buen nivel en la zona defensiva.

Barcelona, tan temible como siempre

Difícil describir la última actuación del Barça en Champions. Una fiera con sangre en la boca, un campeón con el orgullo herido levantándose de la lona para ganar por knock-out. Ese equipo que todos daban por muerto porque jugó un par de partidos aletargado dio un golpe de autoridad goleando al subcampeón italiano y dejando claro que es tan favorito como siempre. Basta que Xavi esté en la cancha y que Messi tenga dos momentos de lucidez para que el Barcelona sea una aplanadora. Una jugada puntual del último partido, el balón al palo de Niang cuando el marcador estaba 1-0, podría haber cambiado la historia de la llave. Pero como el fútbol no permite especulaciones sobre lo que pudo ser, baste decir que el Barcelona está de vuelta. O mejor, que nunca se ha ido.

Claves para clasificar: Que Messi esté en su día. Lionel lleva en la liga española 33 goles más (sí, 33) que el segundo goleador del equipo, David Villa. Además, es el tercer goleador de la Champions con 7 goles. Como quien dice, si no es Leo, no es nadie. También será fundamental que Xavi supere sus problemas físicos y que la impredecible defensa ‘culé' por fin se afiance.

Favorito: Barcelona

Málaga-Borussia Dortmund: estética pura

Un duelo inédito que sin duda alguna habrá que ver. Dos equipos que le apuestan al buen juego y que están llenos de motivación. Dos técnicos con filosofías basadas en el fútbol vistoso y que seguramente irán por todo o nada para seguir haciendo historia.

Málaga, una revelación joven y bella

Sin duda alguna, el equipo revelación del torneo. De la mano de Manuel Pellegrini, un director técnico con todas las letras, el equipo malagueño ganó su grupo por encima del AC Milan y dejó en el camino al bicampeón Porto. No tiene una nómina de lujo, pero sí una serie de futbolistas talentosos y con ganas de triunfar. Willy Caballero, su portero, pasa por un momento excepcional. Isco, el Golden Boy europeo, y Joaquín, un exquisito extremo derecho, son los pilares del atractivo juego de este equipo. Tiene una motivación tremenda, más cuando saben que están haciendo historia: el Málaga es el primer equipo debutante que llega a cuartos de final habiendo estado en el bombo 4 durante el sorteo. Lo único que le falta a este equipo es un delantero que tenga más regularidad goleadora, porque tanto Saviola como Roque Santa Cruz han tenido una temporada bastante intermitente.

Claves para clasificar: Conseguir más apoyo de sus delanteros para que todo el poder ofensivo no dependa de Joaquín y de Isco. Tambien será fundamental que Caballero mantenga ese buen nivel, más que porque Demichelis y Weligton no siempre son una garantía en la zaga.

Borussia Dortmund: el asesino silencioso

Un equipo en todo el sentido de la palabra. Los dirigidos por Klopp tienen la gran virtud de cambiar su estilo de juego según el partido lo requiera, y además hacerlo bien. Ganó sin ninguna discusión el llamado grupo de la muerte, con baile al Real Madrid incluido en el Signal Iduna Park. Tiene a Götze y a Reus, dos de las grandes joyas del fútbol alemán, a Lewandoski, un goleador implacable, a B?aszczykowski, que aporta gol y energía, y a Hummels, uno de los mejores centrales de Europa. Aunque en la Bundesliga no ha tenido una buena temporada y el título es virtualmente imposible, lo que ha mostrado en la Champions es para tenerlo como un serio contendiente para llegar a semifinales. Es un equipo al que vale la pena ver jugar.

Claves para clasificar: Mantener la filosofía que los ha llevado hasta cuartos: intensidad en la marca, velocidad en los contragolpes, buen trato con la pelota y sobre todo, valentía para plantar batalla en cualquier cancha.

Favorito: Borussia Dortmund

Real Madrid-Galatasaray: los españoles por la décima, los turcos por la épica
En el papel, el duelo más desigual. Dos equipos que dependen demasiado de sus individualidades, rubro en el que lógicamente el Real Madrid es superior. Para los merengues será clave sacar ventaja en el Bernabéu, porque en el infierno de Estambul se definirá si el equipo de Mourinho logra llegar a su tercera semifinal consecutiva.

Real Madrid, su peor enemigo es él mismo

Un equipo a ratos indescifrable. Tan capaz de ganarle al Barcelona como de perder contra el Getafe. Tuvo en febrero y marzo dos meses para enmarcar: victorias en el Camp Nou y en Old Trafford para seguir en carrera en la Copa y en la Champions. Tiene valores individuales concretos que están pasando por un excelente nivel: Diego López, Raphael Varane y por supuesto, Cristiano Ronaldo, el goleador de la Champions con ocho goles. Su tarea pendiente sigue siendo aprender a atacar cuando los equipos rivales le plantean defensas cerradas, como lo hizo el Manchester United en el partido de vuelta. Su poder ofensivo, cosa que no se sabe si es buena o mala, depende demasiado de Cristiano Ronaldo -lleva 20 goles más que Higuaín en la liga española-. De positivo tiene que el portugués es una bestia que no perdona frente al arco rival, pero de negativo tiene que si CR7 tiene una mala tarde, es difícil encontrar alguien que tome las banderas del gol para los de Mourinho. Sigue siendo uno de los favoritos para ganar el título: el mayor obstáculo que tiene para lograrlo es superar esa apatía con la que enfrenta algunos partidos.

Claves para clasificar: Que Cristiano Ronaldo mantenga ese nivel superlativo que ha venido mostrando, crear espacios para que Özil y Xabi Alonso puedan generar opciones con sus pases. Queda la duda sobre quién ocupará la portería una vez Casillas se recupere.

Galatasaray, el infierno que a ratos se congela

A priori, y basándonos en los números, el popular ‘Galata' es el equipo más débil de los ocho clasificados. Fue segundo en su grupo y es líder de su liga local con una ventaja mínima sobre el Beskiktas y el Fenerbahçe. Tiene la peor diferencia de gol entre los equipos en competencia con 11 a favor y 9 en contra. Sus puntos fuertes son la presencia de Burak Yilmaz, goleador del torneo junto con Cristiano Ronaldo, y de Didier Drogba, el marfileño que el año pasado supo cómo ganarse la Champions por sus propios medios. Además, su estadio, literalmente, es un infierno que sobrecoge a cualquiera que vaya a jugar allí. Sin embargo, el juego del equipo turco es bastante irregular, sobre todo porque el técnico Fatih Terim parece no haberle encontrado aún el sitio a Wesley Sneijder, el único que puede generar un fútbol diferente.

Claves para clasificar: lograr sacar ventaja del impresionante apoyo de su público en el partido de vuelta. También será fundamental que Yilmaz mantenga su racha goleadora y que Drogba y Sneijder tengan más participación en el juego.

Favorito: Real Madrid.

Bayern München-Juventus, con sabor a clásico de antaño

La llave más pareja de los cuartos de final. Un Bayern que viene siendo protagonista en los últimos años contra una Juventus que de a poco ha ido volviendo por sus fueros perdidos. Ambos equipos son líderes solitarios de sus ligas locales y podrán enfocarse sin problema en preparar este doble encuentro. Una serie llena de condimentos especiales, esos que siempre están presentes gracias a la eterna rivalidad entre italianos y alemanes.

Bayern München, un panzer impredecible

De dar una exhibición en Inglaterra a pasar saliva en Alemania. El subcampeón europeo es un equipo que a ratos funciona como un relojito pero otras tantas se desengrana. A pesar de perder en el Allianz Arena tuvo múltiples chances de anotarle al Arsenal. Sin embargo, su juego tiende a difuminarse durante largos pasajes de los partidos. Kroos, Schweinsteiger y Javi Martínez forman un mediocampo de lujo, pero el español no podrá jugar en la ida y esta ausencia puede hacerse notoria. Sus esperanzas de gol recaen más que nunca en Thomas Müller y Mario Mandzukic, dada la escasa aportación anotadora de Mario Gómez esta temporada. Aun así, esté como esté, el Bayern siempre será uno de los favoritos para llevarse la Copa.

Claves para clasificar: apoyar su ataque en las salidas de Lahm, quien probablemente está pasando por el mejor momento de su carrera. Por el costado izquierdo, David Alaba también es una interesante alternativa. También será fundamental que Neuer mantenga la concentración, porque el alemán es un portero tan capaz de hacer atajadas increíbles como de cometer errores infantiles.

Juventus, la vieja señora no hace ruido

Un total de 17 goles a favor y cuatro en contra son las estadísticas de uno de los equipos más sólidos del torneo. Es líder de la Serie A en parte por virtud propia y en parte por la notable irregularidad del Milan, el Inter y el Napoli. Ha pasado como de agache en esta Champions League, sabiendo que no es el favorito pero haciendo grandes partidos. Su arquero Gianluigi Buffon lleva 493 minutos sin recibir gol en la competencia. Pirlo, Marchisio, Pogba y Vidal forman un mediocampo lleno de intensidad y talento. Quizá su punto débil esté en la falta de una referencia goleadora: Quagliarella es el máximo anotador bianconero, con tan solo 7 dianas en el Calcio y 4 en Champions. Aunque es un rival de cuidado, aún no ha enfrentado a un contrincante de peso esta temporada y por eso es difícil saber hasta dónde puede llegar esta renacida Juventus.

Claves para clasificar: Que Pirlo pueda desplegar todo su juego, mantener la eficacia defensiva y que Giovinco y Vucinic aporten más goles.

Favorito: Bayern Münich

Temas relacionados: