Mayo 1, 2013

Presidente del Bayern de Múnich no renunciará por ahora

En una entrevista que será difundida en su totalidad este jueves por el periódico alemán "Die Zeit", el dirigente alemán que está implicado en un presunto caso de evasión fiscal ve poco probable su marcha del club que ha gestionado desde hace décadas, pero tampoco lo considera imposible.

"De ningún modo dimitiré antes de la final de la 'Champions League'", dice Hoeness.

Sin embargo, no cierra del todo la puerta a su salida del club y se muestra consciente de que el desarrollo legal de su proceso por presunta evasión fiscal puede tener repercusiones negativas para la entidad.

"Desde la perspectiva actual: no. Pero no puedo predecir el desarrollo de los próximos días", reconoce Hoeness.

"Si tengo la impresión de que mi persona daña al club, actuaré en consecuencia. Por otra parte, el equipo se encuentra mejor que nunca en términos deportivos y económicos. Y en gran medida se debe a mí", asegura en la entrevista.

Hoeness niega también toda relación entre su cuenta secreta en Suiza, presuntamente utilizada para evadir impuestos, y operaciones realizadas por el poderoso club bávaro.

"Esa cuenta es únicamente de Uli Hoeness", afirma.

El presidente del Bayern Munich está bajo una fuerte presión también en lo que respecta a su puesto en el consejo de vigilancia del club bávaro, del que forman parte grandes empresas como Audi y Adidas.

El caso de su cuenta en Suiza salió a relucir a raíz de una auto-denuncia de Hoeness al fisco alemán ante el temor a ser descubierto y desde entonces ha acaparado la atención informativa de los medios alemanes.

Hoeness está siendo investigado por la fiscalía alemana por presunta evasión fiscal, tras conocerse que tiene una cuenta en Suiza, que operaba desde hace más de una década y con depósitos estimados en 20 millones de euros.

Hasta ahora, la cúpula del Bayern Munich ha respaldado a su presidente.
Su histórica trayectoria en el Bayern, su gran personalidad mediática, su cercanía a la clase política bávara y su pretensión de convertirse en referente moral y ejemplo público han magnificado el escándalo.

El primer ministro del "Land" de Baviera, Horst Seehofer, ha insistido en que no deben hacerse juicios precipitados sobre Hoeness, aunque la propia canciller, Angela Merkel, expresó a través de un portavoz su "malestar" por el caso.

Según una encuesta del instituto demoscópico Emnid, un 62% de los alemanes considera que Hoeness no es un ejemplo de ciudadanía

El pasado fin de semana trascendió que el presidente del Bayern, que también dirige una empresa cárnica, había ocultado al fisco alemán que tenía una cuenta en Suiza.

Temas relacionados: