Febrero 19, 2014

Barcelona siempre clasifica cuando gana 0-2 en el juego de ida en la Champions

Es el Barça un equipo fiable. Seguro, no tan brillante como en el pasado, pero con grandes mimbres para aspirar a todo lo que se le ponga por delante, como lo demuestra su liderato compartido en la Liga, su clasificación para la final copera y el resultado del martes en Champions.

Jugó con los 'peloteros' que diría Johan Cruyff. Un imponente cuarteto de creadores -Busquets, Xavi, Iniesta y Cesc-, con Messi por delante y un acompañante, ayer un deslucido Alexis Sánchez, que fue el único que no estuvo a la altura de las circunstancias.

No es la mejor versión del Barça, pero es un gran equipo que necesita huir de su pasado y de las comparaciones que se generan. Un conjunto que genera mucho respeto, como lo demostró anoche Manuel Pellegrini, quien con un magnífico equipo sólo aspiró a jugar al Barça como local a la contra.

Jugó Martino con la idea de la posesión, pero cedió su equipo por alguna descoordinación defensiva, especialmente por las subidas por la banda de Alves y la falta de colocación de Mascherano, suplida por una gran actuación de Gerard Piqué.

Lució Valdés, a quien el Barça echará mucho en falta cuando se vaya, y sobre todo la capacidad global del equipo para manejar el partido en un complicado escenario.

Los azulgranas vivieron de un chispazo de Messi, en una jugada que tuvo valor triple: penalti, expulsión y gol en campo contrario, y después no se decidieron a rematar el partido con un rival entregado, jugando con diez y pleno de dudas.

Ese 0-2 es la novena vez que el Barça lo consigue en una eliminatoria europea en toda su historia y en todas ellas los azulgrana se aseguraron su pase a la siguiente ronda.

La última ocasión fue en la temporada 2010-11, en la ida de semifinales jugada en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, con dos goles de Messi. En la vuelta, el empate (1-1) le dio el pase a la final de Wembley que ganó el Barça.

El del martes fue otro partido especial para Xavi Hernández. Sumó su partido número 144 en la competición e iguala como segundo con más presencias a Raúl González. El jugador con más partidos es Ryan Giggs (149).

Fue Xavi el que dio más pases ante el City (137), por delante de Cesc (198), Alves (107) y Busquets (102). Andrés Iniesta, otro de los destacados ante el City, firmó su partido centésimo en una competición de la UEFA, 95 de ellos en la 'Champions'.

Y en el caso de Messi, el gol marcado de penalti pone fin a una racha de ocho partidos en Inglaterra -salvo en la final de la 'Champions' de 2011- sin marcar.

Messi lleva cuatro partidos consecutivos anotando (Sevilla -liga-, Real Sociedad -Copa del Rey-, Rayo Vallecano -liga- y City -Champions) y es la tercera vez que anota un tanto en la ida de los octavos de final.

Además es junto a Piqué quien más partidos acumula últimamente como titular, con seis de forma consecutiva. Otro de los destacados es Dani Alves, el brasileño, autor del segundo tanto del Barça en Manchester, acumula tres esta temporada, ninguno tan decisivo como el del martes.

Temas relacionados: