Noviembre 4, 2014

Sporting Lisboa luchará por no quedar eliminado, el Schalke podría ser su verdugo

 

 

 

Después de cinco temporadas consecutivas sin alcanzar la máxima competición continental, los ‘leones' esperan dar la vuelta a su situación y dejar de cerrar la tabla con apenas un punto.

 

Una victoria frente al conjunto germano le dejaría con opciones de pelear por el pase, mientras que el empate convertiría este objetivo en poco menos que imposible.

 

La plantilla dirigida por el joven técnico portugués Marco Silva llega a este duelo bajo presión después de las duras críticas recibidas el pasado fin de semana tras sufrir una dolorosa derrota por 3-0 en casa del Vitória de Guimaraes.

 

El presidente del club, Bruno de Carvalho, acusó a los jugadores a través de las redes sociales, y los consideró responsables de una "pésima exhibición que no dignificó a este club ni a esta camiseta".

 

"No mostraron garra ni voluntad de vencer, y eso es lamentable. Solo podemos pedir disculpas por no haber sido dignos del club al que representamos", señaló el presidente en una carta abierta a los aficionados verdiblancos.

 

En este difícil contexto llega el encuentro de este miércoles contra el Schalke, en el que los lisboetas contarán con la sensible baja del brasileño Maurício, jefe del centro de la zaga y que fue expulsado en el último partido europeo.

 

Presumiblemente, su ausencia obligará a alinear juntos a dos jóvenes centrales, el portugués Paulo Oliveira (22 años) y el francés Naby Sarr (21 años).

 

En Liga, los ‘leones' acumulan cuatro victorias, cuatro empates y una derrota, lo que les sitúa ya a seis puntos del liderato.

 

A los gruesos fallos defensivos se suman los problemas para materializar sus ocasiones en este arranque de temporada, aunque el posible regreso del argelino Slimani a la punta de ataque podría actuar de revulsivo.

 

Clave en estos primeros meses de competición ha sido la aportación del esqueleto del equipo, formado por los tres centrocampistas (William Carvalho, Adrien y el joven canterano Joao Mário), así como la del extremo Nani, que cuenta con la confianza total del técnico y ha recuperado su versión más desequilibrante.

 

 

Ante esta situación, el colombiano Fredy Montero se perfila como suplente, en un duelo decisivo para los lisboetas.

 

La convocatoria del Schalke está marcada por la ausencia de Draxler, considerado el jugador de más talento del equipo.

 

"Julian es un jugador muy importante para nosotros", admitió el entrenador del equipo, el italiano Roberto di Matteo.

 

Sin embargo, el capitán Benedikt Höwedes le restó importancia y aseguró que de nada vale lamentar la baja de Draxler, ya que el equipo tiene que salir adelante con los jugadores que tiene disponibles.

 

Draxler será sustituido seguramente por Chinedu Obasi. Kevin-Prince Boateng y Sidney Sam, que habían tenido problemas musculares, se han recuperado y han viajado con el equipo, por lo que podrían jugar al menos parte del partido.

 

Di Matteo parece empeñado en fortalecer defensivamente al Schalke y en evitar que se dé un partido loco como en la ida, que se saldó con una afortunada victoria por 4-3 del equipo alemán, favorecida por un error arbitral que le concedió un penalti inexistente.

 

El delantero Klaas-Jan Huntelaar ha advertido que la tarea en Lisboa no será fácil.

 

"Ellos están bajo presión y van a tratar de ganar a toda costa, sobre todo después de la ida, que desde el punto de vista de ellos tuvo un final desafortunado", dijo Huntelaar.

 

El centrocampista Jan Kirchhoff también cree que el partido de ida será una motivación adicional para el Sporting pero agregó que el Schalke también va a jugar con "espuma en la boca".

 

"El penalti de la ida será sin duda una motivación para el rival pero a nosotros nos da igual. También jugaremos con espuma en la boca", dijo el jugador.

 

Alineación probable:

 

Sporting de Lisboa: Rui Patrício; Cédric, Sarr, Paulo Oliveira, Jonathan Silva; Adrien, William Carvalho, Joao Mário; Carrillo, Nani y Slimani

 

FC Schalke 04: Fährmann; Uchida, Höwedes, Neustädter, Aogo; Höger, Kirchhoff; Obasi, Meyer o Boateng, Choupo-Moting; Huntelaar.

 

Árbitro: Paolo Tagliavento (ITA)

 

Estadio: Alvalade (Lisboa)

 

Horario: 2:45 p.m. hora colombiana