Diciembre 10, 2014

Schalke consiguió su tiquete a octavos con triunfo 0-1 en casa del Maribor

El gol lo marcó el joven Max Meyer en el minuto 62 en una jugada algo afortunada pocos minutos después de entrar en el juego en sustitución de Tranquillo Barnetta.

 

Por su parte, el equipo esloveno quedó fuera de la Liga Europa al ocupar el último lugar del grupo.

 

La imperiosa necesidad de ambos equipos de triunfar se tradujo en un juego estéril sin buenas ideas en el primer tiempo, con poca precisión y demasiada energía.

 

En ese período sin goles, el Schalke disparó dos veces contra el poste, y tres disparos del Maribor se estrellaron también contra los palos.

 

Al comienzo del primer tiempo los dos equipos crearon ya varias ocasiones imprecisas, seguidas en el minuto 15 de un intento del brasileño Marcos Tavares para los eslovenos, que Ralf Fährmann paró con facilidad.

 

Respondieron en el 16 los mineros y tras un pase de Marco Höger, Barnetta remató de cabeza, pero el balón salió fuera, cerca del larguero.

 

En el 22 se produjo una primera buena ocasión para los eslovenos, pero Atsuto Uchida paró la incursión de Tavares.

 

Jasmin Handanovic paró luego dos intentos de Eric Maxim Choupo-Moting, el primero de ellos un remate de cabeza, de modo que el marcador siguió en tablas.

 

La segunda parte empezó con un remate de cabeza impreciso de Howedes en el primer minuto y luego Tavares y Huntelaar también probaron con remates lejanos.

 

Y en un partido con tantas ocasiones hubo que esperar al minuto 62 para que Meyer marcara el primer gol (0-1), de rebote, y con el balón pasando por debajo de las piernas de un defensor esloveno.

 

Hasta el final, incluidos los 3 minutos adicionales, los eslovenos crearon dos o tres ocasiones pero no lograron la igualada.

 

Ficha técnica: