Febrero 15, 2015

Regresa la Champions League en la fase de eliminación directa

La Liga de Campeones vuelve a formar parte del calendario competitivo tras el parón invernal, con aires de revancha en las eliminatorias de octavos de final, repartidos en cuatro semanas y sin margen de error, en el trayecto hacia la final del seis de junio en Berlín.

 

Equipos como el París Saint Germain, el Schalke o el Manchester City afrontan sus compromisos de octavos con cuentas pendientes. El resultado del sorteo les concede una nueva oportunidad. Una venganza ante los que fueron sus verdugos en la campaña pasada: el Chelsea, el Real Madrid y el Barcelona, respectivamente.


El choque entre el conjunto de José Mourinho y el campeón francés es, precisamente, uno de los dos que abre las eliminatorias la próxima semana. El París Saint Germain recibe al Chelsea y el Shakhtar Donetsk al Bayern el próximo martes.


El conjunto inglés, actual líder de la Premier eliminó al París Saint Germain en los cuartos de final de la edición pasada. Fue una eliminatoria agónica que dejó tocado al equipo de Laurent Blanc, que ganó 3-1 en el choque de ida y que cayó 2-0 en Stamford Bridge con un gol a última hora.


Juan Guillermo Cuadrado, la última adquisición del equipo ‘blue', será una de las principales atracciones del duelo.


Al mismo tiempo, el Shakhtar Donetsk recibe al Bayern Múnich del español Pep Guardiola. Es una incógnita la situación del conjunto anfitrión, con un país sumido en un conflicto bélico y la competición local parada. El Bayern domina con contundencia y autoridad la Bundesliga. La Liga de Campeones es el objetivo del club bávaro, malparado el pasado año en semifinales.


El miércoles entrará en escena el campeón. El Real Madrid, que no podrá contar con James Rodríguez por lesión, visita Gelsenkirchen de nuevo para enfrentarse al Schalke tal y como sucedió hace un año en este mismo tramo del torneo. Entonces, el equipo español sonrojó a su adversario, con un global en el enfrentamiento de 9-2.


Además, el Basilea recibirá al Porto de los colombianos Jackson Martínez y Juan Fernando Quintero. El conjunto helvético es una de las revelaciones de la competición aunque el campeón portugués pretende hacer valer su experiencia y el factor campo en el choque de vuelta para formar parte de los cuartos de final.


El resto de enfrentamientos no se jugará hasta una semana después. Para entonces está fijado el duelo en el Ethiad Stadium entre el Manchester City y el Barcelona. Es otro de los encuentros con sabor a revancha. Una reedición de los emparejamientos de octavos del 2014.


En aquella ocasión, el equipo español subrayó su superioridad ante un rival que se dejó gran parte de sus opciones ya en su estadio, donde perdió por 2-1. El Barcelona, que afronta su undécima eliminatoria de octavos consecutiva, que ha superado en ocho ocasiones, afronta el reto en su mejor momento del curso. El equipo de Manuel Pellegrini, sin embargo, está desplazado por el Chelsea de la cima de la Premier.


Ese mismo martes 24 de febrero la competición acoge uno de sus duelos más lustrosos. El choque entre el Juventus y el Borussia Dortmund de Adrián Ramos. Ambos equipos se ven las caras por primera vez desde que el conjunto alemán se impusiera 3-1 en la final de 1997. El cuadro transalpino domina con solvencia la Serie A mientras, sorprendentemente, el equipo de Jurgen Klopp, finalista hace dos años, pelea por evitar el descenso en la Bundesliga.


El cierre a los partidos de ida de los octavos de final lo pondrán el partido entre el Arsenal y el Mónaco y el del Bayer Leverkusen con el Atlético Madrid.


El conjunto londinense recupera efectivos poco a poco. La vuelta de Mesut Ozil y el buen momento en el arco del antioqueño Davis Ospina ha empujado al equipo de Arsene Wenger, que recibe al combinado francés, lejos de la fortaleza del pasado año y que pretende ofrecer su cara europea.


Finalmente, el Bayer Leverkusen pondrá a prueba al subcampeón. El cuadro germano nunca ha ganado una eliminatoria de octavos de final en la Liga de Campeones con el formato actual.


El equipo de Diego Pablo Simeone fue campeón de su grupo. Reforzado con Fernando Torres y Cani y alentado por su buen momento en la Liga española, revitalizado por la goleada endosada al Real Madrid, sigue su camino partido a partido para reeditar el buen papel del pasado curso, donde solo cayó en la final, en Lisboa.