Noviembre 24, 2015

Bayern Munich vapuleó 4-0 al Olympiacos y demostró que es el líder en el Grupo F

En el minuto 8, llegó el primer gol, por intermedio de Douglas Costa, que recogió un rebote tras un disparo desde unos 25 metros de Jerome Boateng que rechazó el meta español Roberto, pero al que llegó el primero el internacional brasileño para definir dentro del área.


Siete minutos después, Robert Lewandowski marcó el segundo, tras encontrarse un balón al borde del área, con un remate desde unos doce metros, y en el minuto 20 Thomas Müller aumentó la cuenta al marcar a puerta vacía aprovechando un pase de cabeza Arjen Robben tras una jugada de conjunto iniciada por Philipp Lahm en la banda derecha


Luego el temporal amainó un poco, aunque el Bayern siguió fabricando ocasiones pero, a menos que ocurriese un milagro que no se anunciaba por ninguna parte, el partido estaba liquidado.


El Olimpiakos intentó reaccionar presionando la salida del Bayern y hasta llegó a tener una ocasión en una falta lanzada por Milovojevic hacia el final del primer tiempo.


El partido parecía tranquilo para el Bayern y el único lunar era que Robben había tenido que ser sustituido en el minuto 33 por problemas musculares, al parecer, -según informó el Bayern en el intermedio- como una medida de precaución.


Al comienzo del segundo tiempo, se dio una situación que hubiese podido darle un giro al partido cuando el Bayern se quedó con diez hombres por expulsión de Holger Badstuber en el minuto 52 por falta contra Ideye cuando, como último defensa, intentaba cortar un contragolpe.


Sin embargo, el Olimpiakos hizo poco con su superioridad numérica y, aunque el Bayern se replegó un poco y empezó a jugar con más prudencia y sin el dominio habitual en cuanto a posesión de pelota, seguía siendo el equipo que mostraba más llegada.


En el 59, el cuarto estuvo cerca cuando Costa se robó una pelota en el centro del campo y dejó atrás a toda la defensa del Olimpiakos para encarar solo a Roberto, que salvó la situación en el último instante.


En el 70, finalmente Coman hizo el cuarto, de cabeza, a pase de Müller y eso acabó con cualquier pretensión de reacción del Olimpiakos y le dio al Bayern absoluta tranquilidad.


Ya en el descuento, el quinto estuvo cerca cuando Müller estrelló un balón contra el poste.

 

Temas relacionados: