Diciembre 9, 2015

Bayern Munich superó con categoría 0-2 a Dinamo Zagreb y se afianzó como líder

Desde el comienzo se vio que los dos equipos eran conscientes de que no se estaban jugando nada en un compromiso que tenía mucho de partido de entrenamiento, con intensidad reducida.

 

Del lado del Bayern, Pep Guardiola aprovechó para darle minutos a Franck Ribery que había reaparecido el sábado, tras nueves meses de baja por lesión y que hoy estuvo en la alineación titular y jugó todo el primer tiempo.

 

 

Además, le dio una oportunidad al joven Julian Greene para que tratase de ganar enteros mientras que dejó en el banquillo a titulares habituales como Arturo Vidal, Thomas Müller y Kingsley Coman.

 

 

Todo eso, además de las bajas por lesión con las que llegó el Bayern al encuentro, hizo que la pegada ofensiva del equipo no fuera la habitual.

 

 

El dominio territorial sí estuvo ahí desde el comienzo, pero eso no impidió que el Dinamo, que no podía buscar nada más que una despedida honrosa, intentase algunas acciones ofensivas y generará un par de buenas ocasiones.

 

 

Las mejores en la primera parte las tuvo Soudani, con un remate a desde corta distancia que Sven Ullreich -Manuel Neuer se había quedado en Múnich- paró con el pie y un cabezazo desviado.

 

 

Del lado del Bayern, hubo dos buenas llegadas por intermedio de Ribery y de Robert Lewandowski.

 

 

En el segundo tiempo, el Bayern apretó un poco más -la entrada de Müller por Ribery fue una de las claves- y al final terminaron llegando los goles.

 

 

El primero lo marcó de cabeza Lewandowski, en el minuto 62, a centro de Müller desde la derecha. Dos minutos después, el atacante polaco repitió, esta vez con un remate de pierna derecha dentro del área a pase de Sebastian Rode.

 

 

El Dinamo también tuvo llegadas y la más clara de ellas fue un remate de Pivaric al larguero, en el minuto 71.

 

 

En el 87 Müller pudo aumentar la cuenta de penalti, pero estrelló el balón contra el poste izquierdo.

 

 

Ficha: