Junio 14, 2013

Uruguay superó derrumbe de tierra y finalmente pudo entrenar en Recife

La avanzada de la delegación uruguaya y varios móviles con periodistas locales y extranjeros acreditados para el torneo debieron esperar pacientemente que una cuadrilla de diez trabajadores de la Prefectura de Recife, con maquinaria pesada y también de mano, liberara el único camino de ingreso al centro de entrenamiento, enclavado en una zona semiselvática del municipio de Paulista, a unos 30 kilómetros del centro de Recife.

Una avalancha de tierra, producto de las copiosas lluvias caídas casi sin interrupción en todo el estado de Pernambuco (nordeste de Brasil) en la última semana interrumpió el tráfico por esa zona, tanto para los camiones de algunas empresas que tienen allí sus depósitos como para vehículos particulares.

Tras un trabajo contra reloj de los funcionarios municipales, se quitó la tierra derrumbada, se taparon con greda los pozos generados y se buscó evacuar el agua que inundó parte del camino, casi más apto para una competencia de rally que para el ingreso de los sufridos taxistas y conductores de vehículos contratados por la prensa para llegar al apartado lugar.

Una vez superadas las dificultades, un poco embarrados pero ilesos, los comunicadores de varios países pudieron observar los primeros movimientos de Diego Forlán, Luis Suárez, Edinson Cavani o Diego Lugano en el muy cuidado complejo deportivo del Sporte Clube de Recife, actualmente en la Segunda División del fútbol brasileño y cuyo mayor logro histórico fue ganar la Copa de Brasil en 2008.

El buen humor fue la tónica del primer entrenamiento de campo de los "celestes", que como exige la FIFA tuvo sus primeros 15 minutos abiertos para la prensa acreditada en el torneo, la que posteriormente fue invitada a retirarse por la seguridad privada del club y la policía local.

La selección uruguaya recuperó la sonrisa tras la victoria del pasado día 11 frente a Venezuela en la decimocuarta jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Brasil 2014, resultado que la ubica en la quinta posición.

Si las eliminatorias finalizaran ahora, los 'celestes' deberían jugar una repesca por un boleto mundialista, igual a como les ocurrió cuatro años atrás en el clasificatorio para el Mundial de Sudáfrica.

Entonces fueron la última selección en clasificar y finalmente quedaron en el cuarto puesto.
En la víspera los 'celestes' debieron modificar en tres ocasiones sus planes de entrenamiento en Recife debido a las fuertes lluvias que anegaron los campos elegidos para entrenar y finalmente solo realizaron entrenamiento físico y pesas en un gimnasio próximo al hotel en que se alojan.

Uruguay, actual campeón de la Copa América, y España, campeona del Mundo y ganadora del título en las dos últimas Eurocopas, se enfrentarán el próximo domingo en el estadio Arena Pernambuco, distante unos 25 kilómetros de Recife, en el primer partido del grupo B.

La serie se completa con las selecciones de Nigeria y Tahití, que se enfrentarán el día 17.