Septiembre 5, 2013

Wayne Rooney, la principal baja de Inglaterra en el juego contra Moldavia

La selección de Roy Hodgson acumula 12 puntos en la liguilla de clasificación para el Mundial de Brasil 2014, dos menos que Montenegro, que se mide también el viernes a Polonia y encabeza el grupo con un partido más que Inglaterra.

En esta ocasión, Hodgson confiará en la inspiración del medio Theo Walcott para liderar al equipo ante la ausencia de Rooney, que se abrió una brecha en la cabeza durante un entrenamiento al chocar con su compañero del Manchester United Phil Jones y ya se perdió el último encuentro de liga ante el Liverpool.

Jones, por su parte, se lesionó el tobillo en ese partido, que los ‘diablos rojos' perdieron por 1-0, y tampoco estará disponible para Hodgson en la defensa, mientras que el central Glen Johnson, de los ‘reds', también salió mal parado del duelo y está descartado contra Moldavia.

Para sustituirlo, el seleccionador inglés ha llamado al defensa del Cardiff Steven Caulker, de 21 años, que se une a un vestuario repleto de novedades que competirá el próximo martes ante Ucrania.

Hodgson continúa profundizando en su proyecto de renovar el combinado inglés y en esta convocatoria ha incluido por primera vez los nombres del centrocampista del Everton Ross Barkley, de 19 años, y el del medio del Tottenham Andros Townsend, de 22.

El delantero del Southampton Rickie Lambert, que en agosto marcó un gol en su debut como internacional, en un amistoso ante Escocia, vuelve a estar asimismo en la lista para el duelo.

A pesar de los cambios que ha introducido Hodgson, el presidente de la Federación inglesa (FA), Greg Dyke, puso en duda esta semana que el combinado inglés pueda dar un vuelco a sus resultados grises de los últimos tiempos a corto plazo.

"Inglaterra es un petrolero que necesita hacer un viraje", afirmó Dyke, para quien el objetivo del equipo debe ser alcanzar las semifinales de la Eurocopa de 2020 y ganar el Mundial en 2022.

A más corto plazo, los de Hodgson intentarán el viernes confirmar las sensaciones positivas que dejó el equipo el 14 de agosto ante Escocia, un amistoso en el que se impusieron por 3-2.

La victoria en ese encuentro, tenso y disputado a pesar de ser amistoso, levantó el ánimo de un conjunto que había empatado en sus tres compromisos anteriores.

Los ingleses no pudieron superar a Brasil a principios de junio (2-2) ni a la República de Irlanda unos días antes, a finales de mayo, y empataron también en el último partido que disputaron de la clasificación para el Mundial, ante Montenegro (1-1) en marzo.

Moldavia es un rival asequible sobre el papel para los locales: en sus últimos tres enfrentamientos, los ingleses han marcado 12 goles y no han recibido ninguno en contra.

A las órdenes de Ion Caras, los moldavos aspiran a continuar en la fase de clasificación para Brasil 2014 la espiral ascendente que comenzaron en la fase previa para la Eurocopa de 2012, cuando lograron su primera victoria en partido oficial, un 2-0 ante Finlandia en diciembre de 2010.

Con Caras, que asumió el mando en 2012 y ya había entrenado al combinado moldavo en los años 90, Moldavia ya ha ganado un partido en el Grupo H, ante San Marino (0-2) y ha empatado dos, ante Polonia y frente a Ucrania.

Alineaciones probable:

Inglaterra: Hart, Walker, Cole, Gerrard, Jagielka, Smalling, Milner, Walcott, Welbeck, Sturrdige, Cleverley.

Moldavia: Namasco, Armas, Golovatenco, Ionita, Gatcan, Antoniuc, Dedov, Bordian, Epureanu, Suvorov, Sidorenco.

Árbitro: Ivan Kruzliak (Eslovaquia).

Estadio: Wembley (Londres).

Temas relacionados: