Octubre 10, 2013

Dinamarca va por la hazaña contra Italia y espera tropiezo de Bulgaria

Dinamarca, que la última jornada recibirá a la débil Malta, deberá esperar también un tropiezo de Bulgaria, segunda con un punto más, el viernes en Yereván contra Armenia o luego en Sofía frente a la República Checa, dos equipos que no se juegan nada. 

La posible relajación italiana, por la clasificación ya conseguida, y el apoyo del público -se espera un Parken lleno- son las principales armas de un equipo que recupera a su delantero más fiable, Nicklas Bendtner, que regresa tras un calvario de lesiones y una sanción de seis meses de la Federación Danesa por conducir borracho.

"Lo único que importa es el resultado, así que no hay lugar para experimentos", avisó el seleccionador Morten Olsen, reiterando que hay que ganar sí o sí, da igual cómo.

El acompañante del capitán Agger en el centro de la defensa, Kjær o Bjelland, es en teoría la única duda en el once.

En cuanto a Italia, el polémico Mario Balotelli podría perderse por lesión este partido de trámite para los transalpinos.

El jugador del Milan sufrió molestias en los abductores durante el último entrenamiento de la "Azzurra" y esperan recuperarlo de cara al compromiso con los daneses y el de la próxima semana en Nápoles contra Armenia.

El seleccionador nacional, Cesare Prandelli, ha recibido fuertes críticas por parte de los medios italianos debido a la convocatoria de Balotelli, que acaba de cumplir una sanción de tres partidos por amenazar al árbitro al término del partido Milan-Napoli del pasado 22 de septiembre.

Prandelli aseguró que le molestó mucho lo que hizo Balotelli, pero explicó que decidió convocarlo porque "ya cumplió su sanción y así es cómo se solucionan las cosas".

Aunque ‘Balo' volvió a armarla en la convocatoria al decidir que quería abandonarla debido a sus molestias, pero el seleccionador ‘azzurro' le obligó a quedarse.

Además de la presencia de Balotelli en la convocatoria para los dos partidos restantes de Italia en el Grupo B, se añaden como novedades la vuelta después de dos años ausente del jugador de la Fiorentina, Giuseppe Rossi, y la inclusión del defensa romanista Federico Balzaretti.

Italia es, junto con Holanda, una de las dos selecciones europeas ya clasificadas para el Mundial de Brasil, lo que hace probable que Prandelli introduzca cambios en el once inicial respecto a anteriores partidos claves, dando descanso algunos de los veteranos como Andrea Pirlo y Daniele de Rossi.

El seleccionador italiano probó en las últimas sesiones de preparación una formación 4-3-2-1 con el oriundo argentino Pablo Osvaldo como única punta, con Emanuele Giaccherini como atacante izquierdo y Antonio Candreva y Alessandro Diamanti como alternativas por la derecha.

Gianluigi Buffon continúa inamovible en la portería italiana, con Lorenzo De Silvestri, Andrea Ranocchia, Giorgio Chiellini y Balzaretti como línea defensiva, mientras que Riccardo Montolivo llevará la batuta del juego en el medio del campo, acompañado por Thiago Motta y Claudio Marchisio.


Alineaciones probables:


Dinamarca:
Andersen; Jacobsen, Kjær o Bjelland, Agger, Boilesen; Kvist, Zimling; Braithwaite, Eriksen, Khron-Dehli; Bendtner.


Italia:
Buffon, De Silvestri, Ranocchia, Chiellini, Balzaretti, Thiago Motta, Marchissio, Montolivo, Giacherini, Candreva y Osvaldo.


Árbitro:
Stéphane Lannoy (Francia).


Estadio:
Parken (Copenhague).