Octubre 28, 2013

Paulo Bento ve a Cristiano Ronaldo "más maduro y con más experiencia"

En una entrevista concedida a la web de la FIFA, Bento se mostró convencido de que Portugal logrará su acceso al Mundial de Brasil de 2014 en la repesca contra Suecia y señaló que además de la anfitriona, las selecciones de Alemania, Argentina y España se postulan como favoritas. 

"Es verdad que Ronaldo todavía es joven, pero ahora estamos hablando de un jugador más maduro, con más experiencia. No fue nombrado capitán sólo por su juego y por su capacidad de liderazgo, sino porque también es un futbolista al que sus compañeros realmente respetan", defendió el técnico.

Paulo Bento consideró que al extremo del Real Madrid no le hace falta ganar un título con su selección para ser reconocido como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, y citó el ejemplo de otro portugués, Eusebio, una leyenda en la década de los 60' que tampoco logró éxitos con el combinado luso.

"Ronaldo es un jugador tremendo que habrá marcado una era cuando deje el fútbol", subrayó.

Preguntado sobre las opciones de Portugal de ganar una Eurocopa o un Mundial, el entrenador luso recordó que el tamaño del país, de 10,5 millones de habitantes, es significativamente menor que el de algunos de sus principales rivales y que, pese a ello, ha obtenido recientemente resultados muy positivos.

"Fuimos semifinalistas en la Eurocopa del año 2000 y en el Mundial de 2006, y llegamos a la final de la Eurocopa en 2004 que ganó Grecia. Dado el tamaño de nuestro país y el número de jugadores del que disponemos, es un balance positivo, hubo varias veces en que estuvimos muy cerca de alcanzar la gloria", explicó.

Reconoció, asimismo, que Portugal tiene problemas para superar a equipos teóricamente inferiores, tal y como ocurrió en la fase de grupos para el Mundial, cuando fue incapaz de vencer a Israel en los dos partidos.

"Nos faltó eficacia", resumió Paulo Bento, quien no escondió su ambición de clasificarse para el Mundial y hacer un buen papel en Brasil para cumplir con las "altas expectativas" de la afición.