Noviembre 14, 2013

Italia y Alemania se medirán en una final adelantada a sietes meses del Mundial

El entrenador de la selección italiana, Cesare Prandelli, busca confirmaciones sobre los hombres que llevará al próximo Mundial de Brasil y el partido le servirá en ese objetivo.

Sin embargo, el técnico no podrá contar con Giuseppe Rossi, que arrastra una molesta amigdalitis, agravada con fiebre estos últimos días, dejándole a priori fuera de las opciones para saltar al césped en el Giuseppe Meazza.

Sin poder probar a la pareja atacante que se perfila como su primera opción el año que viene de cara al Mundial, la formada por Rossi y Mario Balotelli, todo parece indicar que optará por poner al lado del delantero del Milan al ítalo-argentino Pablo Osvaldo.

Riccardo Montolivo ejercerá de volante ofensivo, mientras en el centro del campo se perfilan los nombres de Claudio Marchisio, Andrea Pirlo y Thiago Motta, dejando a Daniele De Rossi en el banquillo al inicio del encuentro debido a los problemas que sufre en el pie.

En la defensa, la apuesta más probable son Leonardo Bonucci y Andrea Barzagli como pareja central, con Ignazio Abate y Domenico Criscito en los laterales, mientras será el meta Gianluigi Buffon quien ocupará la portería.

Pese a que Italia llega al encuentro ante Alemania con las estadísticas a su favor, desde las filas de la 'azzurra' han recordado que tener delante a un equipo como el conjunto nacional alemán siempre sube la apuesta.

Para Alemania también es un importante examen justo ante su tradicional bestia negra para el Mundial. Italia era justamente el rival deseado por el seleccionador Joachim Löw puesto que, según ha admitido, su equipo tiene mucho que aprender de su rival en el aspecto táctico y en la serenidad que tienen para asumir situaciones difíciles.

Alemania, víctima en semifinales de España en Sudáfrica 2010, lleva 18 años sin poder derrotar a Italia, que apeó a la 'Mannschaft' del Mundial 2006 y de la Eurocopa 2012, en ambos casos en semifinales.

El defensa Jerome Boateng subrayó que un triunfo ante Italia sería un buen comienzo de la preparación para Brasil 2014.

"Para el caso de que nos volviéramos a encontrar en Brasil, tenemos en nuestras manos pasar página a la historia de la bestia negra", dijo Boateng.

En lo personal, Alemania llega con las bajas de Bastian Schweinsteiger y de su suplente natural, Ilkay Gündogan, ambos ausentes por lesión de la convocatoria.

A esas ausencias se agregan las de Miroslav Klose, que tiene una lesión en el hombro y no podrá jugar, y el defensa Per Mertesacker, que acaba de recuperarse de un resfriado y sólo se incorporará al equipo para el segundo amistoso contra Inglaterra.

Las ausencias de Schweinsteiger y Gündogan apuntan a que Toni Kroos sea el hombre que forme el doble pivote al lado del madridista Sami Khedira.

En la defensa, la ausencia de Mertesacker significará seguramente el regreso de Mats Hummels al equipo titular para formar pareja de centrales con Boateng.

Para la delantera, Löw se plantea dos posibilidades. La primera sería jugar con Max Kruse como delantero centro y la segundo jugar con Mario Götze como falso nueve.

Alineaciones probables:

Italia: Buffon; Abate, Barzagli, Bonucci, Criscito; Marchisio, Pirlo, Thiago Motta; Montolivo; Balotelli y Osvaldo.

Alemania: Neuer; Lahm, Hummels, Boateng, Schmelzer; Khedira, Kroos; Müller, Özil, Reus; y Kruse o Götze.

Estadio: Giuseppe Meazza (Milán, Italia)

Temas relacionados: